Airbnb cuadruplica su oferta en Valencia, el 72% gestionada de forma profesional

Hosbec cifra en 45 millones la facturación de la plataforma online y exige tratar a «la mal llamada economía colaborativa» como una actividad empresarial

Inés Herrero
INÉS HERRERO

Los hoteleros de Hosbec ofrecieron el pasado miércoles datos sobre el volumen de negocio de la plataforma online Airbnb para demostrar que «es una falacia definir Airbnb como econonomía colaborativa», ya que comercializa 5.494 viviendas en Valencia y el 72% se gestionan de forma profesional, a cargo de personas que ofrecen varias propiedades. Para la patronal hotelera, «eso denota su carácter de actividad empresarial y como tal debe ser regulada y tratada a todos los niveles».

Como publicó este periódico, Hosbec avanzó que Airbnb ofrece ya más plazas en Valencia que entre todos los hoteles. Según las cifras de su último informe, obtenidas mediante big data, en 2017 comercializó 5.495 apartamentos y habitaciones distribuidos por todas las zonas de la ciudad, al menos un 35% más que los hoteles, tras cuadruplicar su oferta en apenas dos años. En concreto, 3.666 son viviendas completas y 1.802 habitaciones privadas, con capacidad para unos 22.000 turistas.

Con una tarifa media de 60 euros por noche y unos ingresos de 802 euros por operación, la patronal cifra en «algo más de 45 millones de euros» la facturación de Airbnb en Valencia el año pasado. Ese dato, a su juicio, demuestra que «la importancia de la mal llamada economía colaborativa es indiscutible».

El estudio recoge que el 43% de la oferta de Airbnb en Valencia está disponible a tiempo completo, dedicada «con habitualidad al alquiler turístico vacacional». Ciutat Vella copa la oferta, seguida de Poblats Marítims y la Malvarrosa, aunque la patronal hace extensivo el fenómeno a barrios tradicionalmente utilizados como residencia de trabajadores y zonas residenciales.

Sobre el perfil de vivienda, el modelo con más cuota de mercado es el apartamento con dos habitaciones y 4,7 huéspedes de media. Más del 80% está ocupado entre uno y seis meses al año y los precios más altos se dan en Fallas y verano. Para Hosbec, «la hotelización de Airbnb es un hecho» y la falta de datos sobre su actividad para la gestión turística sería «una de las posibles causas de la llamada turismofobia».

Fotos

Vídeos