Las Provincias

La familia Gens visita las obras del nuevo Bombas Gens

La familia Gens visita las obras del nuevo Bombas Gens

  • Los descendientes del fundador de la antigua fábrica han conocido de primera mano el proyecto que dará un vuelco al mítico espacio

A pocos meses de la inauguración del nuevo Bombas Gens, la Fundació Per Amor a l’Art, impulsora de la iniciativa, ha querido invitar a la familia Gens a conocer de primera mano la evolución de las obras, compartiendo así con ellos la ilusión de este gran proyecto. Una cita a la que han acudido una decena de descendientes de Carlos Gens Minguet, fundador de la antigua fábrica construida en 1930, y que ha hecho aflorar las vivencias que muchos de ellos experimentaron entre sus paredes. “Recuerdo venir mucho al huerto que había detrás de la fábrica, lleno de árboles y flores. Cogíamos nísperos y unas naranjas silvestres riquísimas. La verdad es que del interior de la fábrica me acuerdo muy poco. A la fundición no nos solían dejar pasar porque, debido a las elevadas temperaturas, los operarios acostumbraban a vestir muy poca ropa. Según mi padre, no era un sitio para señoritas”, relata Begoña Gens, nieta del fundador.

Por el contrario, sí que conoció bien el interior de la factoría Joaquín Juan Gens, nieto del fundador: “Trabajé en esta fábrica durante 20 años. Recuerdo que al principio no había ninguna construcción alrededor. Poco a poco empezaron a llegar las obras y, seguidamente, los vecinos. La convivencia con ellos era buena en general, excepto los días en que fundíamos hierro y se nos quejaban por el humo y el hollín. Nada que ver con los vecinos de ahora, que estarán encantados con la nueva utilidad que se le va a dar”.

Este ha sido un paso más de La Fundació en su empeño por rescatar los recuerdos de la antigua fábrica; una tarea en la que la familia Gens ha sido de gran ayuda. “Desde el principio hemos querido hacerles partícipes de un proyecto que sabemos que les importa mucho, y ellos a su vez han colaborado con nosotros en las labores de documentación del edificio”, explica Susana Lloret, Directora de la Fundació Per Amor a l’Art. De hecho, el mismo Carlos Gens Navarro, último gerente de la fábrica, se interesó por la iniciativa de la Fundació y quiso aportar sus vivencias justo antes de morir. “Entrar de nuevo aquí me emociona, pero también me da pena. Sobre todo por mi tío, fallecido recientemente. En vida luchó mucho por revertir el estado de abandono que sufría la fábrica que con tanto cariño y esfuerzo había levantado su padre. Cuando conoció el proyecto de la Fundació le encantó y en seguida se quiso implicar en él. Es una lástima que no lo vaya a ver terminado”, lamenta Celia Calabuig, ahijada de Carlos Gens.

Una visita llena de descubrimientos en la que las nuevas generaciones han podido conocer el legado de sus antepasados, y los más veteranos han visto por primera vez elementos recuperados como la fachada trasera o el refugio de la Guerra Civil. Según Isabel Gens, nieta del fundador, ha servido para olvidar otras visitas anteriores menos gratas. “La última vez que vine se me cayó el alma a los pies al ver tan degradado el sitio donde transcurrió parte de mi infancia. Recuerdo especialmente una comida que tuvo lugar con motivo del 50 aniversario de la fábrica. Estaba toda la familia y la plantilla al completo. Me alegro de haber vuelto ahora porque se me han despertado muchos recuerdos positivos, y porque he podido constatar que este sitio tan especial para mi se va a conservar y todo el mundo va a poder disfrutar de él.”

EL PROYECTO

Bombas Gens será la sede de la Fundació Per Amor a l’Art. El proyecto contempla la creación de un centro de arte moderno y contemporáneo dirigido por Nuria Enguita que ocupará las cinco naves principales. Además, se levantará un edificio con una estructura integrada en el conjunto que comprenderá un centro de día de apoyo convivencial para niños y niñas de 6 a 16 años del barrio en riesgo de exclusión social, y el Centro de Coordinación del Equipo Wilson, dedicado a la investigación y divulgación de la Enfermedad de Wilson. Todo ello comunicado por pasillos y patios ajardinados.

LA FUNDACIÓ

La impulsora de esta iniciativa es la Fundació Per Amor a l’Art. Una entidad dedicada al arte (busca desarrollar la sensibilidad artística en la sociedad poniendo la colección “Per Amor a l’Art” a su alcance), la investigación (estudia y divulga aspectos relacionados con la enfermedad de Wilson y otras enfermedades raras) y la ayuda social (atiende a los más necesitados, principalmente niños en situación de vulnerabilidad). Se prevé que la Fundació establezca su sede en Bombas Gens en la primavera del 2017 y desarrolle allí su triple actividad.