Las Provincias

Acceso a la fábrica Lladró de Tavernes Blanques.
Acceso a la fábrica Lladró de Tavernes Blanques. / Carolina Amor

Lladró vuelve a ganar dinero pero los impuestos diferidos la llevan a pérdidas

  • La bajada de producción que generó el ajuste laboral de 2015 redujo la cifra de negocio, permitiendo vincular fabricación y demanda

La firma de porcelana decorativa Lladró ha cerrado 2015 con unos beneficios de explotación de 1,4 millones de euros, mejorando los obtenidos en 2014 y alejándose de las pérdidas que experimentó en 2013. Este indicador permite comprobar la marcha del negocio, al margen de otros aspectos que son los que siguen dejando a las empresas que la forman en pérdidas y le han obligado a aplicar distintas medidas de ajuste laboral a lo largo de 2015, y que se consumaron en 2016 con un expediente de regulación de empleo sobre más de un 40% de la plantilla.

El mayor lastre que presentan las cuentas de 2015 se debe al haber dado de baja en ese ejercicio 15,1 millones de euros en impuestos diferidos y que se generaron por los cambios de divisas en operaciones internas de la compañía. Respecto a la cifra de negocio de la marca, el resultado total ha sido de 53,1 millones de euros, lo que se sitúa un 1,3% por debajo de 2014. Por otra parte, la venta de productos de la firma se situó el pasado año en 52,2 millones, un 0,38% por debajo de 2014. Sin embargo, estos recortes de oferta se han producido mientras la compañía estaba inmersa en un plan de ajuste temporal que finalizó ese ejercicio para dar paso a un expediente de regulación de empleo que ha significado la salida del 40% de los trabajadores a lo largo de 2016.

En todo caso, la empresa se encuentra también afectada por un expediente temporal de empleo para sus firmas Porcelanas Lladró y Nao, mientras se produce la salida de los empleados que pueden acogerse a la prejubilaciones este año. Al tiempo, la compañía mantiene su acción comercial, centrada en mercados como el de China, con el que aspira a mejorar sus resultados con el negocio internacional.

Y es que plazas fundamentales para su proyecto de expansión, como Rusia o China, no tuvieron el comportamiento esperado el pasado ejercicio. La caída del consumo y los efectos de la diferencia del cambio entre divisas ha afectado a las ventas productos de la marca. Sin embargo, también hay decisiones que empiezan a ofrecer resultados significativamente positivos.

Éste es el caso del proceso de diversificación de producto emprendido recientemente. Aunque las figuras siguen siendo la clave del negocio, las propuestas presentadas en iluminación han tenido una buena acogida, como demuestra el incremento del 17% que ha experimento desde su puesta en marcha en 2013. De hecho, en las cuentas de 2015 las ventas en este apartado han reportado tres millones de euros, lo que se acerca al 6% de las ventas totales.