La empresa cifra en 852 millones su impacto en la Comunitat

R. E. VALENCIA

Iberdrola cerró 2017 con un impacto económico de 852 millones en la Comunitat Valenciana, donde realizó compras por más de 264 millones a más de 800 empresas valencianas e invirtió 186 millones de euros. Además, la empresa cifra en 284 millones el impacto fiscal de la actividad económica que llevó a cabo en la región, donde los salarios y otras retribuciones alcanzaron 118 millones y la plantilla ronda las 1.850 personas.

El presidente, Ignacio Galán, destacó que Iberdrola «maximiza su contribución económica y social en las comunidades en las que está presente a través, entre otras cosas, de las compras». La Comunitat es una de las que más proveedores aportó a la firma, que cita entre los contratistas más activos a Power Electronics, Siel, Ibérica de Aparellajes y GD Energy Services o las alicantinas Blue Gold Desalación y Jainser.

Los cerca de 33.000 accionistas de Iberdrola en la Comunitat se beneficiarán del aumento del 4,2% en su retribución. Con un total de 111.109.866 títulos, obtendrán una retribución con cargo a 2017 cercana a 37 millones.

Por otro lado, Iberdrola tiene previsto culminar este año el proyecto de implantación de las redes inteligentes en la Comunitat, que ha supuesto ya la reforma de 18.000 centros de transformación y la sustitución de más de 3,3 millones de contadores tradicionales por los nuevos equipos dotados de telegestión, con potencia contratada igual e inferior a 15 kilovoltios, el 99,4%.

La empresa ratificó su «firme compromiso» con la Comunitat, donde nació hace más de 110 años y posee 4.800 megavatios de potencia instalada, 138 subestaciones, 24.400 centros de transformación, 3.350 kilómetros de líneas de muy alta y alta tensión y 70.000 de media y baja tensión.

Fotos

Vídeos