AVA duda de la nueva ley de protección medioambiental

Patos en campos de arroz del Parque Natural de la Albufera. / jesús signes
Patos en campos de arroz del Parque Natural de la Albufera. / jesús signes

Plantea la necesidad de que las actividades agrarias puedan ser compatibles con las normativas protectoras y que se compense por las limitaciones La formación agraria advierte de que las medidas en espacios naturales nunca han aportado ventajas para los agricultores

V. LLADRÓ VALENCIA.

En las alegaciones que la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha presentado al anteproyecto de nueva Ley de Protección de Espacios Naturales advierte que «todas las protecciones que han entrado en vigor hasta la fecha en los espacios naturales nunca han supuesto ninguna ventaja para los agricultores, ganaderos o silvicultores; al contrario, todo han sido limitaciones, obligaciones y prohibiciones».

Esta futura ley de la Generalitat sustituirá a la vigente hasta ahora, que es de 1994 y se considera ya desfasada, puesto que, como se indica en el preámbulo del anteproyecto, «la Comunitat Valenciana necesita una legislación que mejore la capacidad de respuesta a los retos ambientales crecientes que marcarán la agenda del siglo XXI». Uno de los principales aspectos de actualización que marcan el espíritu del nuevo texto legal consiste en pasar de una «actitud pasiva» en los principios conservacionistas o de protección a un modo de «gestión más activo» y con carácter «preventivo».

Pero esos mismos principios protectores, que pueden ser convenientes en general, son también fuente de preocupación creciente para quienes tienen su medio de vida en los espacios naturales a proteger, o donde se pueden acrecentar las medidas protectoras, de lo que, habitualmente, se desprenden nuevas exigencias. De ahí que recuerde AVA que las restricciones y limitaciones han derivado en muchos casos «en el abandono de la actividad agropecuaria y forestal», así como han espoleado «la pérdida del mosaico agro-forestal del territorio de la Comunitat Valenciana».

De todo ello concluye AVA en sus alegaciones que se debe facilitar en la nueva ley que las actividades agrícolas, ganaderas y silvícolas sean compatibles con las medidas de protección natural, y que, en todo caso, «se establezcan compensaciones económicas por las obligaciones, limitaciones y prohibiciones que se puedan derivar».

Por otro lado ve «necesario establecer pagos por los servicios ambientales» que realizan los profesionales agrarios, ya que «benefician al conjunto de la sociedad».

Fotos

Vídeos