La disolución de Cierval allana las trabas burocráticas a CEV como patronal autonómica

José Vicente González (Cierval), Salvador Navarro (CEV) y Francisco Gómez (Coepa).
José Vicente González (Cierval), Salvador Navarro (CEV) y Francisco Gómez (Coepa). / efe

La Generalitat certifica en el DOGV el fin de la antigua entidad de representación y facilita que la provincial de Valencia pueda sustituirla

Á. M.

Valencia. El Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) recogía ayer la disolución de la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval). De este modo, se certifica administrativamente el punto y final de la entidad, tras la liquidación ordenada por el juez el pasado mes de abril.

A efectos prácticos, esta publicación de la defunción de la asociación que ha presidido hasta el último momento José Vicente González permite superar las últimas trabas de tipo burocrático a las que se enfrentaba la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) para tomar el relevo institucional.

A pesar de que la colaboración entre la nueva patronal autonómica y la Administración ha sido total en lo que se refiere al cambio de papel, lo cierto es que fuentes jurídicas reconocen que la publicación del cese de actividad permite acometer cambios relevantes, como el acceso a los fondos que se corresponde según la Ley de Participación y Colaboración Institucional.

Hasta ahora figuraba nominalmente Cierval como beneficiaria y, aunque desde CEV se asegure que ya se ha iniciado la tramitación, la nueva situación permite acreditar formalmente lo que ya era un hecho real si es necesario hacerlo.

En las últimas fechas, la CEV ya cuenta con la representatividad como organización autonómica que supone el reconocimiento de la administración pública y de los sindicatos, y ha nombrado a sus propios vocales en la Mesa del Observatorio Industrial y en la Mesa de Diálogo Social.

Tras el próximo comité ejecutivo de la organización, se enviarán a los asociados los nuevos estatutos para que hagan sus aportaciones, y en octubre o noviembre se celebrará la asamblea para aprobar las cuentas definitivas de 2016, el presupuesto de 2017 y la modificación de los estatutos.

Quedará pendiente la elección del presidente de la CEV autonómica, que será más adelante y a la que se presentará Salvador Navarro, que tiene intención de ampliar el número de miembros de la junta directiva de 60 a 100 y que la asociación más pequeña tenga representación. Por el momento no se ha concretado el uso que se dará a la sede de la desaparecida Cierval, un edificio en la calle Hernán Cortés de Valencia que pertenece al patrimonio de la CEOE.

Fotos

Vídeos