La digitalización también se siembra en el campo

Un empleado de Turbatruf, del Grupo Projar, junto a un agricultor.
Un empleado de Turbatruf, del Grupo Projar, junto a un agricultor. / LP

La compañía, fundada en 1972, factura diecisiete millones de euros al año y tiene como objetivo consolidarse en Brasil y Marruecos El grupo valenciano Projar, especializado en sustratos y mantenimiento del paisaje, se sube al carro de la tienda online

E. R.

valencia. El fenómeno de la digitalización se extiende a todas las actividades, incluyendo a las relacionadas con el campo y el paisaje. A este carro se acaba de subir Grupo Projar, una compañía valenciana que desde 1972 se dedica a la extracción y comercialización de turba, un material orgánico que se emplea como combustible y para la obtención de sustratos. También presta servicios especialistas de restauración medioambiental y paisajismo a empresas públicas y privadas, así como suministro de productos para hortofruticultura y jardinería, servicios de bioingeniería, consultoría y aguas.

Con el objetivo de ganar eficiencia y agilidad, la mercantil ha formado un equipo de trabajo especializado en digitalización para detectar puntos de mejora en los procesos y también ha lanzado un nuevo programa informático para ello. La finalidad última, según explica la firma, es incrementar la velocidad en el servicio.

Esta iniciativa se enmarca en un plan estratégico comprendido entre 2016 y 2018, liderado por la directora de Innovación, Marketing y Comunicación, Alejandra Pintos. Según cuenta Projar, el proyecto se sustenta sobre la implicación de «procesos, personas y herramientas digitales».

Mejorar la planificación en las fábricas, dejar de usar papel y optimizar la venta, sus retos

En concreto, las líneas de trabajo establecidas por este plan se centrarán, según detalla, en la productividad, trabajo colaborativo, optimización del ciclo de venta, mejora en el servicio de atención al cliente, objetivo Papel 0, con la reducción del uso de papel sustituyéndolo por soportes digitales y mejora en la planificación de sus fábricas.

Pero el primer salto de la compañía valenciana al entorno digital lo ha dado poniendo en marcha su primera tienda online. El impulso del comercio electrónico no ha pasado desapercibido tampoco para esta compañía especializada en el mantenimiento y mejora de cultivos y medio ambiente. «Hemos lanzado la tienda hace tres meses, la evolución es muy positiva. En ella, el cliente puede realizar compras inmediatas», explica Miriam Carretero, responsable de Marketing Digital.

En este sentido, la Directora de Innovación, Marketing y Comunicación, Alejandra Pintos, explica «el motor del cambio es tener presente todos los días qué se puede hacer para mejorar, tanto internamente como de cara al cliente. Por ello, se está implantando en la organización una filosofía en la que se cuestione continuamente cómo se hacen las cosas y cómo se pueden mejorar».

Además, subraya, «desde Projar sabíamos que las formas de hacer las cosas de ayer no sirven para hoy y nos pusimos a reinventar, trabajando en determinadas áreas y ayudándonos de la tecnología. Sabíamos que era imprescindible abordar este proyecto para seguir siendo competitivos en un mercado global y en constante cambio».

Crecimiento internacional

La digitalización se ha convertido en un factor clave para cualquier actividad y mercado, tal y como señalan desde Projar, que factura 17 millones de euros anualmente y busca abrirse paso en nuevos territorios. En este sentido, su principal meta es mantener el liderazgo en la Península Ibérica mientras consolida su presencia en Brasil y Marruecos.

Actualmente está constituida como sociedad en Sri Lanka, en India y en Brasil. Además Projar adquirió hace unos años la empresa de paisajismo Paimed, para completar su oferta de servicios, y una empresa especializada en el tratamiento y acondicionamiento de agua. El conjunto del grupo logró en 2016 una facturación superior a 26 millones de euros y cuenta con 230 empleados.

Su expansión comenzó en los años 80, cuando abrió dos centros logísticos en Almería y Murcia. En lo que se refiere a España y Portugal, cuenta a día de hoy con instalaciones en Valencia, Madrid, Almería -fábrica y centro logístico-, Málaga y Lisboa. Y otros puntos logísticos como Barcelona y Pontevedra.

«Ser el referente en todos nuestros mercados mediante el desarrollo de soluciones de valor añadido en bioingeniería, en el sector de la restauración ambiental y el paisajismo», explica la compañía sobre el desarrollo de sus objetivos.

Más

Fotos

Vídeos