Destruyen los árboles y material huésped de la bacteria Xylella en Guadalest

Olivo seriamente afectado por el ataque de la Xylella fastidiosa, la bacteria que seca las ramas y lo hace improductivo. /
Olivo seriamente afectado por el ataque de la Xylella fastidiosa, la bacteria que seca las ramas y lo hace improductivo. / / LP

Técnicos de la Conselleria de Agricultura han comenzado hoy el arranque en la zona afectada y en un radio de 100 metros

EFEValencia

Técnicos de la Conselleria de Agricultura han comenzado hoy el arranque y la destrucción de los árboles y el material vegetal huésped de la bacteria Xylella fastidiosa en una parcela afectada de Guadalest y en un radio de 100 metros, detectada por primera vez en la península.

Estas actuaciones forman parte del protocolo puesto en marcha el pasado viernes tras detectar la presencia de la bacteria en una parcela de almendros del municipio alicantino, cuyo propietario advirtió de que había una merma en su cosecha, una plantación cuyos ejemplares tienen más de 30 años de edad y donde no se han hecho injertos.

El secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, ha explicado que se ha delimitado la zona donde se detectó el brote y el pasado viernes se fumigó en un radio de 150 metros para eliminar los posibles insectos vectores, aunque el protocolo establece un radio de 100 metros alrededor de la parcela, que suma unas siete hectáreas.

Esta mañana las máquinas han iniciado el arranque y la trituración de todos los almendros de la parcela de Guadalest y del material vegetal huésped de la bacteria,

Además, se está identificando a través del catastro a los propietarios de las parcelas incluidas en el radio de 100 metros para comunicarles que se va proceder al arranque y destrucción del material vegetal, que estará concluido durante esta semana.

Rodríguez Mulero ha señalado que se está actuando con normalidad y siguiendo los pasos del plan de contingencia y que establece el protocolo.

El comité científico que se reunió el pasado viernes aconsejó un radio de seguridad superior a los 100 metros alrededor de la parcela. Esos 100 metros de radio acogen unas siete hectáreas entre almendros, olivo y monte forestal, este último en un área de 2,5 o 3 hectáreas.

Aunque hay otras posibilidades, "la más cierta" es la erradicación, ha asegurado el secretario autonómico, porque la Xylella tiene varios hospedantes, también la planta ornamental.

Al mismo tiempo se han iniciado las inspecciones en un radio de 10 kilómetros de la parcela de Guadalest a viveros e instalaciones de compraventa de plantas para recoger muestras y analizar los posibles movimientos de material vegetal.

La Conselleria ha inmovilizado este material, que no tendrá permiso de salida hasta comprobar que esté libre de la bacteria.

Es "imposible" saber el origen de la bacteria y lo más lógico es que haya aparecido por un vector (un insecto), según Rodríguez Mulero, que ha recordado que la Generalitat tiene en funcionamiento una red de captura de insectos con 1.400 puntos de control.

Rodríguez Mulero ha asegurado a Efe que los derechos de los agricultores en estos casos están totalmente cubiertos y reconocidos, y recibirá una indemnización por parte de la Generalitat que está establecida en una orden de bases.

Según el secretario autonómico, la Conselleria está "ocupada" en los controles para luchar contra los vectores, y "preparada" para erradicar cualquier brote.

Fotos

Vídeos