La crisis no ha terminado: la patronal valenciana alerta de un nuevo revés

Operarios montando una grúa de construcción en la ciudad de Valencia. / j. monzo
Operarios montando una grúa de construcción en la ciudad de Valencia. / j. monzo

Los expertos de la CEV advierten de una desaceleración durante el segundo semestre del ritmo de la recuperación

ÁLVARO MOHORTE VALENCIA.

Al seísmo aún le quedan réplicas. El Informe de Coyuntura y Perspectivas Económicas de julio que elabora el servicio de análisis de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) confirma que, aunque en el primer trimestre de 2017 la economía valenciana mantuvo el buen tono y avanzó a tasas de crecimiento trimestral próximas al 1%, todavía no se puede dar por acabada la crisis.

Y es que, con respecto al futuro, frente al dinamismo interno y externo, la continuidad de la política monetaria expansiva marcada desde del Banco Central Europeo (BCE) y la mayor capacidad del sector público, también existen otros factores de riesgo que pueden atenuar la buena marcha de la economía de la Comunitat. Los registros indican que la economía valenciana continúa «con el ritmo marcado», aunque no se descarta que este ritmo «se desacelere a lo largo del segundo semestre del año».

El informe incide en el efecto del impacto del 'Brexit' como en las repercusiones del viraje proteccionista de la era Trump pueden ralentizar el avance de la demanda externa. Pese a estos riesgos externos, el avance de la economía autonómica podría situarse en 2017 en tasas en el entorno 3,2 %.

Los empresarios exigen la adopción de reformas institucionales, fiscales, laborales y en educación

Salvo el sector agrario, «a causa de su particular situación estructural», el resto de los sectores participarán y se beneficiarán de este avance. El sostenimiento de este impulso permitirá la generación de empleo neto. La tasa de paro podría situarse a finales de 2017 por debajo del 18 %. La tasa de inflación podría cerrar el año en torno al 0,7%, con una tasa media anual próxima al 1,9%.

Necesidad de reformas

Con todo, la salida definitiva de la crisis requiere la adopción de reformas a nivel institucional, fiscal, laboral y en educación. Subidas salariales en el entorno de la horquilla que se está proponiendo desde la patronal (siempre por debajo de la inflación esperada y, en parte, ligadas a las mejoras en la productividad) supondrían un impulso para nuestra demanda interna y facilitarían, junto con las reformas anteriormente indicadas, el avance hacia un nuevo modelo productivo, innovador e inclusivo.

De hecho, el informe insiste en que, pese al favorable avance económico en su conjunto, la todavía elevada tasa de paro (a más de 11 puntos por encima de la tasa previa al inicio de la crisis) y los menores niveles de renta disponible, aun habiendo mejorado, impiden dar por finalizada la crisis económica y social. En el último trimestre, el dinamismo de las empresas valencianas en los mercados exteriores y, cada vez más, en el mercado nacional, sustentó gran parte de la actividad real de nuestra economía.

En cuanto a la demanda interna, tanto el consumo como la inversión empresarial recuperaron su dinamismo el primer trimestre; y también durante el segundo. En el ámbito público destacó un mayor aporte en la inversión, aunque desde niveles mínimos. El consumo público volvió a avanzar. Salvo en el sector agrícola, el resto de los sectores ofrecieron rasgos más homogéneos de avance. La excepción fue el sector turístico, que registra y promete otro año excelente.

Más

Fotos

Vídeos