Crece la oposición en la UE al uso del herbicida glifosato

Contra malas hierbas. / firma
Contra malas hierbas. / firma

La renovación de los permisos para poder seguir utilizando el herbicida glifosato está cada vez más complicada y se acrecienta la preocupación entre los agricultores ante un próximo fin para dicho producto en la Unión Europea, no así en el resto del mundo. El Parlamento Europeo ha aprobado por mayoría que se prohíba totalmente el demonizado glifosato -no los demás herbicidas- antes de cinco años, y la Comisión Europea ha tenido que postergar la decisión final, prevista para octubre pasado, porque la creciente oposición de países miembros impide de momento un acuerdo. La autorización actual vence a finales de diciembre, Bruselas planteaba una prórroga de 15 años que fue rechazada, luego la rebajó a entre 5 y 7 años, pero en estos momentos ni ese periodo se ve ya posible. Las denuncias ecologistas por supuestos problemas en la salud humana (no demostrados) triunfan por encima de la necesidad clara de los agricultores, que no tienen alternativa si desaparece esta herramienta.

Fotos

Vídeos