El Consell propone ahora cerrar más festivos en Valencia para contentar a los sindicatos

El conseller Rafael Climent, en el centro, acompañado por el director general de Comercio, Natxo Costa, a la derecha. / lp
El conseller Rafael Climent, en el centro, acompañado por el director general de Comercio, Natxo Costa, a la derecha. / lp

Economía plantea a las grandes superficies que renuncien a cerca de la mitad de las aperturas en festivo para lograr un pacto mayoritario

INÉS HERRERO VALENCIA.

Nueva vuelta de tuerca sobre horarios comerciales por parte de la conselleria que dirige Rafael Climent. En esta ocasión para intentar salvar el preacuerdo de los pequeños comercios, supermercados y grandes superficies, a costa de restringir más la libertad horaria.

La Generalitat sentó ayer en una misma mesa a impulsores y detractores del pacto, que prevé reducir de 63 a 40 las aperturas en festivo anuales en ciudades como Valencia o Alicante y elevar de diez a doce las autorizadas en toda la Comunitat.

Pronto quedó claro que ni los sindicatos ni Unió Gremial estaban por la labor de respaldar el preacuerdo alcanzado por Cecoval, Covaco, Asucova y Anged para evitar nuevos pleitos, tampoco operadores como MN4 (Alfafar), que ya anunció que acudirá a los tribunales porque sigue sin libertad horaria y cuya presencia, ayer, se interpretó como un aviso de que sin consenso, no hay pacto.

UGT y CC OO piden que el cap i casal siga dividido por zonas y autorizar menos de doce días autonómicos

Los sindicatos ponen dos condiciones para abstenerse: mantener la división por zonas en Valencia, sin extender la libertad horaria a toda la ciudad como se planteaba, y autorizar menos de doce domingos y festivos al año para toda la Comunitat, frente a los diez actuales, para no perjudicar a los trabajadores.

Por su parte Unió Gremial, afín a Compromís, se aferra a su planteamiento de que Valencia no rebase las 23 aperturas extraordinarias, más otras diez autonómicas -no doce-.

Con esas líneas rojas encima de la mesa, que se antojan inasumibles para las grandes superficies, el director general de Comercio, Natxo Costa, lanzó una nueva propuesta para intentar vencer las reticencias de los sindicatos: reducir de 63 a 35 las aperturas en Valencia, no a 40, para que los empleados de las grandes superficies trabajen un máximo de doce festivos al año, dos menos.

A cambio, no obstante, la patronal Anged tendría que renunciar a otras cinco aperturas en festivo, con el consiguiente riesgo para el empleo de traspasar su línea roja.

Su portavoz en la negociación, Carlos Alfonso, recalcó ayer en este sentido que las cuarenta aperturas que contempla el preacuerdo «son las mínimas para mantener las estructuras de personal, no es una cifra aleatoria ni caprichosa», y que «cualquier cantidad por debajo de esa, en principio, no es negociable».

En cualquier caso, se comprometió a estudiar la contrapropuesta que plasmará el director general de Comercio para remitirla esta semana a los afectados y, después, someterla a votación en el Observatorio del Comercio Valenciano.

Noviembre, mes clave

Aunque ayer desde Economía no ofrecieron plazos, quizá para evitar nuevos incumplimientos, es de esperar que el foro autonómico se reúna antes de final de mes porque tiene pendiente fijar qué domingos y festivos serán de apertura comercial el año que viene. Además, de ser así, el Consell llegaría a tiempo de incluir el ansiado acuerdo en la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat de 2018.

El conseller Climent verbalizó en la reunión su hartazgo por este tema y apeló a un último esfuerzo para sellar un acuerdo y pasar página.

La clave sigue siendo hasta dónde están dispuestas a ceder las grandes superficies, como reconocían los participantes en el encuentro, que ven con buenos ojos retocar el preacuerdo para lograr un consenso, siempre que tenga solidez jurídica.

La contrapropuesta (o contrapropuestas) que redactará Comercio recogerá la autorización de once festivos en la Comunitat, frente a las diez actuales y los doce a los que se oponen los sindicatos. Sobre Valencia, y a falta de ver qué pasa con Alicante, incluirá la división por zonas actual y deberá concretar cómo recorta en cinco días el periodo de libre apertura preacordado, del 15 de junio a la primera semana de enero más los festivos autonómicos por Pascua y acumulaciones, ya que ayer no gustó la opción de fragmentarlo para cerrar de octubre a noviembre.

Fotos

Vídeos