El Consell dota de reglamento al banco público para que arranque en enero sin ficha bancaria

Presentación del banco público en el Palau de la Generalitat en junio de 2016. / juan j. monzó
Presentación del banco público en el Palau de la Generalitat en junio de 2016. / juan j. monzó

El Ejecutivo valenciano da el último paso para poner en marcha la entidad creada para financiar a empresas del sector privado

ELÍSABETH RODRÍGUEZ VALENCIA.

El Consell dio ayer el último paso para que el denominado Banc de la Generalitat arranque el próximo 1 de enero, aunque sin ficha bancaria, el equivalente al DNI que concede el Banco de España para captar depósitos y obtener liquidez del Banco Central Europeo, según indicaron ayer a LAS PROVINCIAS desde la Conselleria de Hacienda.

El Ejecutivo valenciano aprobó ayer el Reglamento Orgánico y Funcional (ROF) del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), que establece la hoja de ruta para separar en dos la actividad del instituto, como anunciaron hace un año el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el conseller de Hacienda, Vicent Soler, y Manuel Illueca, director del IVF.

A final de año, el IVF se escindirá en dos. Por una parte, contará con una agencia de política financiera que gestionaría la deuda de la Generalitat, los créditos al sector público, líneas con finalidad social y la supervisión bancaria y, por otra, con el conocido como banco público, incluido en el Pacto del Botánico para financiar a empresas privadas.

El objetivo final es que esta nueva entidad no forme parte de la administración pública valenciana y pueda financiarse en los mercados, con independencia de las restricciones al endeudamiento que puedan afectar a la Generalitat.

Esta escisión del IVF se materializará a través de la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat de 2018, por lo que se hará a finales de diciembre. «La previsión es que tengamos banco público, como tal, el 1 de enero de 2018», explican desde Hacienda.

La entidad, finalmente, nacerá sin ficha bancaria. Sobre esta cuestión, desde el departamento de Soler argumentan que «la ficha bancaria no es necesaria para que el instituto desarrolle las actividades que tiene previstas». De hecho, aseguran que ninguna de las entidades financieras públicas de otras autonomías cuenta con este instrumento.

No obstante, admiten que el IVF pretende solicitar la ficha más adelante, cuando la situación financiera de la entidad se encuentre en mejores condiciones. «La idea es que a medio-largo plazo se acceda también a fondos del BCE. Ahora mismo ya accede a los del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y, de hecho, ya hay préstamos del mismo en el instituto», aseguran las mismas fuentes.

«En cuanto vea una oportunidad, el IVF la pedirá, no porque sea necesaria para su actividad, sino por las implicaciones que tiene de control de la gestión con la supervisión del Banco de España», recalcan desde Hacienda. Además, aseguran que hasta entonces el banco público se someterá a un control voluntario, a través de un acuerdo con la entidad que preside Luis María Linde.

Cargos independientes

El Instituto Valenciano de Finanzas, por primera vez, va a abrir sus órganos de gobierno a la participación de consejeros independientes. Estos cargos deberán cumplir los criterios de idoneidad fijados por el Banco de España para las entidades financieras, según indica el departamento de Hacienda.

En concreto, el Consejo General del IVF -convertido ya en banco público- estará compuesto por diez personas, entre las que se encontrarán el titular de la Conselleria de Hacienda, que ejercerá de presidente del consejo; cuatro vocales vinculados a la administración de la Generalitat; y cinco vocales independientes, que no debe ser personal al servicio de la Generalitat ni de su sector público instrumental.

Por otra parte, la Comisión de Inversiones estará compuesta por seis miembros: el presidente, que será el director general del IVF, y cinco vocales entre los que habrá un representante de la conselleria, el responsable de la asesoría jurídica, un vocal designado por las organizaciones sindicales, otro designado por las patronales y un quinto independiente elegido por el Consejo General. Además, se crearán tres subcomisiones: la de Nombramientos y Retribuciones, Auditoría y Control de Riesgos y Transparencia y Responsabilidad Social Corporativa. Desde la Generalitat afirmaron ayer que estas subcomisiones estarán presididas por consejeros independientes de reconocido prestigio.

Fotos

Vídeos