Coepa reúne apoyos para una segunda patronal autonómica que compita con la nueva CEV

Francisco Gómez y Salvador Navarro. / LP
Francisco Gómez y Salvador Navarro. / LP

La entidad alicantina denuncia que no se están defendiendo los intereses de su provincia y asegura tener respaldo en Castellón y Valencia

Á. MOHORTE VALENCIA.

Se complica la transición pacífica que debía poner la representación empresarial autonómica en manos del presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro. Aunque el empresario valenciano tiene encarrilada la asunción desde su organización de las responsabilidades que ejercía hasta ahora la extinta Cierval, en Alicante no se acepta este escenario que les deja fuera del marco institucional, denuncian discriminación y proponen poner en marcha una alternativa.

El presidente de la organización empresarial alicantina Coepa, Francisco Gómez, defiende la constitución de una segunda patrona que compita abiertamente con la CEV. «Alicante y Castellón estamos marginados por esa seudoautonómica, porque no quiere saber nada de nosotros y se niega a negociar». De hecho, el planteamiento de Navarro es que cada provincia sea una delegación, después de considerarse inviable la incorporación a CEV de Coepa y de la Confederación Empresarial Castellonense (CEC) por su complicada situación económica. De hecho, la primera acaba de salir de concurso de acreedores y la segunda sigue inmersa en él.

Gómez asegura a LAS PROVINCIAS que planean constituir una segunda patronal autonómica, del mismo modo que hay dos grandes sindicatos mayoritarios. «El proyecto cuenta con empresarios alicantinos, de Castellón y también con algunos de Valencia», asegura Gómez.

Sin embargo, el empresario plantea examinar a Navarro sobre su voluntad de representar también a los alicantinos. Para ello, le demanda que defienda públicamente hasta lograrlo el trasvase de 22 hectómetros cúbicos de agua para las cuencas del Vinalopó y el Segura, ante la falta de recursos hídricos que sufre la provincia. Igualmente, le reclama que tome medidas para que la AP-7 pase a ser de uso gratuito ya que hasta ahora considera que «a los chicos de la CEV» estos asuntos importantes para Alicante «les quedan muy lejos».

Por otra parte, Gómez reprocha a CEV que quiera «llevarse todo» en el reparto de los fondos de la Ley de Participación y Colaboración Institucional, que retribuye la participación de la patronal y de UGT y CCOO en organismos públicos como observatorios, mesas, foros y demás herramientas de diálogo. Para el presidente de Coepa, ellos están ya ejerciendo esa función y tienen derecho a cobrar.

Sin embargo, fuentes empresariales recuerdan que la actual representatividad de Coepa no es la que era y organizaciones sectoriales provinciales tan relevantes como la de los hoteleros de Benidorm Hosbec o la federación del metal de Alicante Fempa ya forman parte de CEV. De hecho, el presidente Salvador Navarro aseguró hace unos días que el modelo territorial que pretende Coepa para la nueva organización autonómica está «extinguido», y duda de que desde la entidad se esté buscando no tanto defender la provincia sino «defenderse a sí mismos».

Según Navarro, el modelo de confederación provincial no ha vertebrado a la Comunitat, si no que, a su juicio, lo que hizo fue «ayudar a desvertebrar» el territorio. Desde su punto de vista, el tiempo «juega a favor» del proyecto de la CEV autonómica, pese a que puede entender que haya desconfianza y suspicacias. En todo caso, pidió que no se vea peligro en «mensajes cortos de miras» que dicen que Valencia no va a saber defender los intereses de todos en la Comunitat Valenciana.

Fotos

Vídeos