Climent saca pecho en Les Corts de su política industrial entre críticas por las «guerras» internas

R. E. /EP

valencia. El conseller de Economía, Rafael Climent, defendió ayer en Les Corts los presupuestos de su departamento para 2018, con 391,8 millones y un aumento del 6%, que tienen como objetivo fortalecer las políticas de reindustrialización, energía, innovación, empleo, emprendedurismo e internacionalización.

La política industrial cuenta con 128,5 millones, un 13,6% más, y la energía con 11,7 millones (+9,9%), con la mirada puesta en la eficiencia energética y las renovables. Como novedad, habrá 500.000 euros para fomentar el vehículo eléctrico y un millón para la movilidad sostenible.

El Ivace pasa de 110 a 123 millones y los institutos tecnológicos, de 28,3 a 36,1 millones, , mientras que el Servef dispondrá de 341,7 millones (+7%) para «reforzar la intermediación, orientación e inserción laboral, especialmente en colectivos con mayores dificultades», como los parados mayores de 45 años.

Climent destacó la apuesta por el fomento del trabajo autónomo, que crece un 17%, hasta dos millones, y el Plan Bienal de Apoyo y Fomento del Cooperativismo 2018-19 , con una línea de 400.000 euros.

Desde la oposición, no obstante, le reprocharon el escaso nivel de ejecución y las «guerras» en el seno de Economía, hasta el punto de afirmar que van «dos años perdidos y vamos a por el tercero», en palabras del diputado Vicente Casanova (PP).

«Como si lo hubiera subido un 100%, total no lo ejecuta», dijo en alusión al repunte presupuestario. «Con los números en la mano, su gestión es decepcionante», zanjó. Para su compañero de partido Fernando Pastor, empleo y comercio exterior son «dos ejemplos de malas prácticas en la gestión», mientras que el Servef «lo que tiene en presupuesto, no lo gasta, y lo que debería tener, no lo presupuesta».

También reprochó a Climent su «falta de coherencia» por ir al viaje oficial a Canadá, tras oponerse al CETA en Congreso, Senado y Corts.

A José Almería, de Podemos, le preocupan los «criterios arbitrarios» en política industrial y la «externalización de servicios de orientación laboral», al tiempo que criticó la falta de estrategia sobre empleo.

Fotos

Vídeos