Climent corrige al director general de Comercio y ve viable Puerto Mediterráneo

El conseller de Economía, Rafael Climent. / irene marsilla
El conseller de Economía, Rafael Climent. / irene marsilla

El conseller afirma que si el proyecto es sostenible y legal tiene cabida en su modelo económico y lo estudiarán «con todo el cariño del mundo»

I. HERRERO

valencia. Si el nuevo proyecto para construir el macrocentro comercial y de ocio Puerto Mediterráneo es sostenible y cumple todos los requisitos normativos, saldrá adelante. Así lo apuntaron ayer tanto la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, como el titular de Economía, Rafael Climent, que corrigió las declaraciones previas del director general de Comercio, Natxo Costa, acerca de que no tiene cabida en el modelo económico que defienden desde su departamento.

Climent, que en su día tildó de «pelotazo con amiguitos» esa actuación, suavizó el discurso de su compañero de Compromís y aseguró que el proyecto de Intu Eurofund en Paterna sí tiene cabida en su modelo, «siempre y cuando cumpla con los parámetros legales y de sostenibilidad», a diferencia, dijo, del que rechazaron en 2016 tras 47 informes a favor y cuatro años de tramitación.

Así lo afirmó tras presentar el Plan para la Transformación del Modelo Económico Valenciano, que sitúa la sostenibilidad como condición imprescindible para que la Generalitat agilice administrativamente cualquier proyecto de inversión.

«Que nos presenten un proyecto sostenible y este Consell lo sacará adelante», recalcó Climent, quien garantizó que si cumple esos requisitos «no habrá ningún problema» en aceptarlo, tampoco por parte de la Dirección General de Comercio.

Según Climent, el Gobierno valenciano debe «generar confianza y seguridad jurídica» y «dinamizar la economía» y si los responsables de Puerto Mediterráneo «presentan un proyecto viable, sostenible y que cumpla la legalidad», lo estudiarán «con todo el cariño del mundo».

«Lo que ha dejado muy claro el director general de Comercio, igual que el president, la vicepresidenta y cualquier otro miembro del Consell, es que el anterior no cumplía», subrayó Climent. En la misma línea se pronunció la consellera Elena Cebrián en una entrevista a CV Radio, en la que desligó la reactivación del proyecto de la reciente destitución de Julià Álvaro como su número dos.

Según Cebrián, su opinión dependerá de si cumple todos los requisitos y también los objetivos de su modelo de crecimiento sostenible. «Lo que tenemos que hacer como administración es salvaguardar que se cumple la normativa, dar la garantía jurídica, la viabilidad económica, a los proyectos de inversión que puedan estar interesados en nuestro territorio», zanjó Cebrián.

Quienes no dudaron en mostrar su rechazo a Puerto Mediterráneo fueron los representantes de Podemos y los de Els Verds-Equo, formación integrante de Compromís y a la que pertenece Juliá Álvaro.

«No es sostenible social ni medioambientalmente, ni encaja en los parámetros de cambio de modelo que deben impulsar las fuerzas que suscribieron el 'Acord del Botànic'», defendió Beatriu Gascó, portavoz de Medio Ambiente de Podemos. También la ejecutiva ecologista opina que «no tiene cabida» en ese modelo «por ser un proyecto insostenible y depredador con el territorio, que perjudica el comercio local y pone en riesgo uno de los pocos pulmones verdes que quedan en el área metropolitana de Valencia».

Más

Fotos

Vídeos