Climent cerró 2017 sin pagar el 91% de las ayudas públicas a los sectores productivos

El conseller de Economía, Rafael Climent, durante un pleno de Les Corts. / Jesús SIgnes
El conseller de Economía, Rafael Climent, durante un pleno de Les Corts. / Jesús SIgnes

Economía abonó apenas 35 de los 383 millones presupuestados para subvenciones de empleo, industria, cooperativismo o internacionalización

Inés Herrero
INÉS HERREROValencia

Sólo nueve de cada cien euros presupuestados por la Generalitat el año pasado para ayudar a los sectores productivos habían llegado a su destinatario a cierre del ejercicio. En concreto, la Conselleria de Economía pagó apenas 34,8 millones de euros de los más de 383,2 millones consignados en 2017 para las subvenciones en materia de empleo, industria, emprendedurismo, comercio, cooperativismo, energía o internacionalización.

Así lo reflejan los datos de la ejecución presupuestaria de la Conselleria de Economía, a 31 de diciembre, publicados por la propia administración en su portal de transparencia y que, como avanzó LAS PROVINCIAS, reflejan que el departamento que dirige Rafael Climent no abonó ni un euro de los 95 millones en ayudas para política industrial en todo el año y que, en el Servef, había 183 millones pendientes de abono, casi el 99,5% del total.

El balance global de Economía en lo que al pago de ayudas se refiere es demoledor. De acuerdo con la información facilitada desde la Generalitat, seis de los diez programas presupuestarios de Economía ni siquiera llegaban al 1% abonado a final de año. A los cero euros (no) desembolsados tanto en política industrial como en energía, les siguen los apenas 4.500 euros (0,15%) pagados de los tres millones presupuestados para planificación y previsión económica y los poco más de 10.700 euros (0,07%) pagados de los 14,7 millones de euros dedicados a las ayudas al comercio exterior.

El PP critica la «inacción» de la conselleria y reclama a Puig que cese a su titular por «reiterada ineficacia»

Prácticamente al mismo nivel, en el ranking de impagos, se situaría el Servef, con sólo un millón de euros (0,58%) abonado de los 184,6 millones presupuestados. Y otro tanto sucede con las ayudas del programa dedicado a la promoción de emprendedores, cooperativismo y economía social, en el que se pagaron apenas 33.200 euros a cierre de 2017, un 0,63% de los 5,3 millones de euros presupuestados en esa partida.

Algo mayor es el porcentaje de pagos en materia de consumo, aunque apenas supera el 6%, con cerca de 64.000 euros abonados del millón de euros presupuestado para las subvenciones dedicadas a la protección del consumidor y la calidad de bienes y servicios. En cuanto al programa sobre condiciones de trabajo y relaciones laborales, de los 18,1 millones presupuestados, los pagos rondaron el 7,7%, unos 1,4 millones.

A cierre de 2017, el mejor parado en cuestión de pagos fue el departamento de Comercio, que tantos disgustos ha dado a los socios del Botánico en lo que va de legislatura y que, recientemente, logró sacar adelante en Les Corts el pacto del sector para cerrar un tercio de los festivos en ciudades como Valencia e intentar pacificar así esta cuestión.

A falta de ver si se consigue ese ambicioso objetivo con el calendario de horarios comerciales que se estrenará este domingo, con el primer cierre de todos los comercios de Valencia en cinco años, cabe señalar que es la partida de ordenación y promoción comercial la que dio las mayores alegrías a Economía en materia de pagos en 2017.

Según los mismos datos, a 31 de diciembre se habían pagado 32,2 millones de euros en subvenciones en ese ámbito, lo que representa un 77,38% de los 41,6 millones presupuestados. «Es el único programa que presenta una ejecución razonable, aunque lejos del 100% exigible», admitía el portavoz de Industria del PP en Les Corts, Vicente Casanova.

Para Casanova, los datos de ejecución presupuestaria acreditan «un nuevo fiasco de la gestión de Climent que, un año más, acaba el ejercicio con la prueba más contundente de su incapacidad y del abandono al que tiene sometidos a los sectores productivos», con un 91% de las ayudas sin pagar pese a convocarlas y recibir las justificaciones pertinentes. Los beneficiarios, por tanto, podrán cobrarlas pero con retraso y fondos de años posteriores.

Desde el PP señalan que esas cifras «son el más claro indicador de la inacción de esta conselleria» pese a «los fofos anuncios propugnando un nuevo modelo productivo que ni está ni se le espera». Y urgen a Ximo Puig a que «tome cartas en el asunto y cese a Climent por su reiterada ineptitud e ineficacia», al considerar que «sólo ha conseguido el malestar y la desconfianza de los sectores, que ven pasar el tiempo sin que lleguen las cacareadas ayudas mientras las guerras de mestizaje tienen a la conselleria paralizada».

Fotos

Vídeos