Climent deja sin convocar unas ayudas de dos millones para proyectos de empresas sociales

El conseller Rafael Climent y el director general de Economía, Emprendimiento y Cooperativismo, Francisco Álvarez. /LP
El conseller Rafael Climent y el director general de Economía, Emprendimiento y Cooperativismo, Francisco Álvarez. / LP

Economía se da hasta finales de mes para salvar las subvenciones de las cuotas de autónomos entre el tercer y quinto año de actividad

INÉS HERRERO Valencia

El año 2017 ya es historia y en la Comunitat deja tras de sí un balance en el que, entre otras cosas, no hay ni rastro de las ayudas de dos millones de euros presupuestadas para apoyar proyectos de inversión de empresas sociales y entidades sin ánimo de lucro. A pesar de la frenética recta final del ejercicio vivida en el seno de la administración autonómica y del protagonismo otorgado a este colectivo desde la conselleria que dirige Rafael Climent, el apoyo previsto para fomentar la difusión y consolidación de las empresas sociales de la Comunitat se quedó a medio camino.

A finales de octubre, Economía publicó en el DOGV la orden por la que se establecían las bases reguladoras para la concesión de estas ayudas, otorgadas a través del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) y con fondos de la Generalitat, por lo que se debían ejecutar antes de final de año. No obstante, acabó despidiendo el ejercicio sin lanzar la convocatoria de esos apoyos que, por tanto, no llegarán a los destinatarios finales.

Las subvenciones, de hasta 100.000 euros por cada proyecto de inversión, iban destinadas a fundaciones, asociaciones, organizaciones y cooperativas reconocidas como no lucrativas, así como a mercantiles participadas en más del 50% por entidades sin ánimo de lucro o que tengan regulado en sus escrituras o estatutos un reparto de beneficios que no vaya en detrimento de su objetivo primordial como empresa social, entre otros requisitos.

La Generalitat prometió hasta 100.000 euros para la expansión de mercantiles y entidades no lucrativas

Desde Economía se prometió especial atención a los proyectos innovadores y aquellos dirigidos a mejorar la competitividad o financiar los procesos de crecimiento, expansión e internacionalización de las denominadas empresas sociales, basadas en los principios de solidaridad y responsabilidad.

Climent, firme defensor de la llamada economía del bien común al igual que el director general Francisco Álvarez, señala en la orden publicada en octubre que estas entidades «ocupan una posición destacada en la transformación del modelo económico», al tratarse de «motores de cambio y participar activamente en el desarrollo y puesta en práctica de soluciones innovadoras a los principales retos económicos, sociales y medioambientales».

Cambio de última hora

En la práctica, el año expiró antes de que la Generalitat tramitase esas ayudas, entre otras iniciativas que se quedaron sin ejecutar. En el listado de asuntos sin resolver a cierre de 2017 figuran asimismo las subvenciones de las cuotas de la Seguridad Social para los autónomos valencianos entre el tercer y quinto año de actividad. En este caso, no obstante, Economía se dio un mes de prórroga para intentar salvar unas ayudas que superan el millón y medio de euros, lanzadas en septiembre y aún pendientes de que publique la resolución de beneficiarios.

En una modificación publicada el último viernes del año, la directora general de Trabajo, Cristina Moreno, amplió hasta el próximo 29 de enero el plazo para que los beneficiarios justifiquen el pago de la cuota de autónomo correspondiente.

Antes, la Generalitat deberá completar los trámites burocráticos para dar a conocer la resolución pertinente y evitar que también se pierdan esas ayudas de hasta 3.000 euros.

Cabe recordar que la Conselleria de Economía dejó fuera de las subvenciones llamadas a consolidar el trabajo por cuenta propia en la Comunitat a uno de cada tres autónomos, al restringirlas a las personas físicas. Como publicó este periódico, la exclusión de los autónomos societarios, en su mayoría pequeños empresarios y gerentes, empañó la acogida de estas subvenciones entre las organizaciones del sector, que celebraron ir más allá de los incentivos a nuevos autónomos.

Su optimismo inicial menguó al comprobar que no podían optar a que el Consell les subvencione las cuotas ni los autónomos societarios ni quienes tienen trabajadores a su cargo. Tampoco gustó la premura para que solicitaran esas ayudas quienes en principio sí podrían beneficiarse, los cerca de 24.000 autónomos personas físicas existentes en la Comunitat con una antigüedad en el negocio de tres a cinco años.

Iniciado ya 2018, está por ver si la Generalitat completa el proceso a tiempo o también deja sin ayudas a los trabajadores autónomos.

Fotos

Vídeos