Cincuenta mil autónomos de la Comunitat se beneficiarán de la ampliación de la tarifa plana

Taxistas en el centro de Valencia. / jesús signes

El Senado da luz verde a la nueva ley del sector, que también permitirá a 60.000 valencianos cobrar toda su jubilación y seguir trabajando

INÉS HERRERO VALENCIA.

«Es un gran día para los autónomos». Con esas palabras, Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), celebró la aprobación ayer en el Senado de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, una década después de la entrada en vigor del estatuto de este colectivo. La ley, impulsada por Ciudadanos y que salió adelante por unanimidad como lo hiciera en junio en el Congreso, entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el BOE e incluye la ampliación de seis meses a un año de la tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos o quienes no lo fueron en los dos últimos años.

Esta medida, aplicable a partir de enero, beneficiará cada año a 50.000 profesionales de la Comunitat, según apuntan a LAS PROVINCIAS desde ATA. Al primer año de tarifa plana de 50 euros, le seguirá un segundo ejercicio de bonificaciones en la cotización a la Seguridad Social, en concreto, seis meses en los que se pagará la mitad de la cuota (unos 135 euros de los cerca de 270 mensuales que implica la base mínima) y los seis últimos, el 30% del total, en torno a ochenta euros.

También pagarán 50 euros las madres que reemprendan la actividad en los dos años siguientes al cese de su negocio por maternidad, adopción o acogimiento. Durante la baja por estos motivos, el autónomo (en este caso hombre o mujer) estará exento del pago de cuota, como podrá estarlo un año para cuidar a menores de doce años o dependientes.

Desde ATA mantienen que la norma se traducirá en «más autónomos y más empleo generado» por este colectivo, ya que reduce trabas, les dota de mayor protección social y «facilita en gran medida la vida a los autónomos, además de darles voz».

En la misma línea se pronuncia Victoria Villanueva, asociada senior de Cuatrecasas, que valora los «avances positivos» que introduce tanto en la supresión de trabas burocráticas, como en la «mejora de las condiciones económicas y de liquidez de los autónomos y en la mayor flexibilidad para adaptar su cotización a las fluctuaciones de la actividad».

A partir de enero, sólo pagarán desde el día efectivo que se dan de alta o de baja, ya no todo el mes, y podrán darse tres veces de alta y de baja en el mismo año, lo que «permitirá aflorar economía sumergida y evitará tener que aplazar trabajos para no pagar la cuota mensual entera aunque sólo se trabaje dos días».

Además, los autónomos podrán cambiar hasta cuatro veces en un año su base de cotización en función de sus ingresos o intereses, no dos, y recuperar el exceso de cotización por pluriactividad de forma automática, sin tener que pedirlo.

Para Villanueva, otro avance relevante es la compatibilización de la jubilación con el trabajo. Con la nueva ley, podrán cobrar el 100% de la pensión y seguir trabajando, frente al 50% actual, siempre que tengan al menos un empleado. Según Rafael Pardo, presidente de ATA en la Comunitat, el cambio beneficiará a unos 60.000 de los 111.830 pensionistas autónomos valencianos.

Por otro lado, la norma reduce a la mitad los recargos por retraso en los pagos a la Seguridad Social, reconoce los accidentes 'in itinere' y refuerza la figura del familiar colaborador. La nueva ley amplía las bonificaciones en las cuotas por la contratación de familiares y favorece la incorporación al mercado laboral de hijos con un grado de discapacidad física o sensorial a partir del 33%.

Asignaturas pendientes

No obstante, la ley deja pendientes complicadas reformas, como ajustar las cotizaciones a los ingresos, el concepto de habitualidad para la obligación de alta y cotización en base al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) o la posible cotización parcial para determinados colectivos y períodos, además de mejorar la prestación por cese de actividad, ya que con los requisitos actuales se deniegan más de la mitad de solicitudes.

Así, será la subcomisión de estudio para la reforma del régimen de autónomos que arranca la próxima semana en el Congreso la que aborde demandas como un mínimo exento de cotización o 'minicuota' para quienes tengan ingresos irregulares y no alcancen el SMI o la polémica figura del falso autónomo.

Los expertos consultados también consideran mejorables las deducciones de gastos en renta aprobadas. Desde enero, los autónomos podrán desgravar 26,67 euros diarios por gasto en comida en España y 48 en el extranjero, aunque sólo en negocios de hostelería y pagando por medios electrónicos, no en efectivo. De los gastos de agua, luz, electricidad y telefonía cuando trabajen desde casa, sólo será deducible el 30% sobre la proporción de la vivienda afectada por la actividad.

Más

Fotos

Vídeos