Cevisama se reivindica como la mejor plataforma para que la Feria capte socios privados

Un comprador de origen asiático en Cevisama. / lp
Un comprador de origen asiático en Cevisama. / lp

La institución exhibe músculo con récord de visitas y pedidos en plena apuesta por aliarse con operadores que le aporten negocio

INÉS HERRERO

valencia. Cevisama ha devuelto la sonrisa a Feria Valencia. Con una ocupación propia de los años de bonanza y serias opciones de batir el récord histórico de visitantes y de negocio, sus responsables volvían a reivindicar ayer la importancia de esta cita, también como plataforma para que la institución gane notoriedad a nivel nacional e internacional y logre captar socios privados.

Para Manuel Rubert, presidente del salón y vicepresidente de la Feria, es fundamental que Cevisama reciba, a nivel nacional, el trato institucional y mediático que le corresponde como cuarta feria de España y primera de la industria nacional, equiparable a Fitur (Madrid) o el Mobile World Congress (Barcelona).

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, mantiene que ese es el camino para que la futura Feria -una vez liberada de la millonaria deuda de su ampliación- atraiga a operadores privados que le aporten negocio. Más certámenes como Cevisama.

Mayoría pública

Rubert matiza, eso sí, que «la Generalitat tiene que tener el control, entre otras cosas para atender bien a los que hacen grande esta feria».

Esa visión se alinea con la tesis más extendida en el empresariado de que, con el rumbo enderezado y la deuda en vías de ser asumida por la Generalitat, la mejor opción sería una institución ferial de mayoría pública que busque aliados privados para las distintas citas. Y entronca también con la postura contraria a la privatización que mantiene la cúpula de la Conselleria de Economía (Compromís), frente a la opción de ceder el control del negocio a un operador privado para evitar el riesgo de asumir nuevas deudas por la que se decantan desde Hacienda (PSPV).

La clave, en cualquier caso, sería la colaboración público-privada que defendió el presidente Ximo Puig tanto en la celebración del centenario de Feria Valencia como en la inauguración de Cevisama, como vía para asegurar el futuro de una institución fundamental para la economía.

Con ese dilema por resolver y la búsqueda oficial de socios pendiente de que Hacienda haga efectiva la asunción de la deuda, aprobada ya por Les Corts, la Feria mostró esta semana su mejor versión en la gran cita de la industria azulejera.

Diez pabellones completos y más de 90.000 visitantes profesionales, un 9% más que en la anterior convocatoria. Esa es la mejor tarjeta de presentación para que fructifiquen contactos como los mantenidos desde Economía con la feria de Frankfurt y con operadores como GL Events o Easyfairs (Heroes Comic).

Según Rubert, la afluencia en la jornada inaugural de Cevisama fue un 20% superior al último arranque, gracias al tirón internacional, y las empresas se despiden con felicitaciones y reservas, incluso del doble de espacio, para la próxima edición.

Fotos

Vídeos