Cataluña pierde 319 millones en ingresos turísticos tras el 1-O y crecen Valencia y Madrid

Visitantes recorren la Plaza Redonda de Valencia. / JESUS SIGNES
Visitantes recorren la Plaza Redonda de Valencia. / JESUS SIGNES

España se convierte en el segundo país del mundo con mayor número de turistas, logrando superar a Estados Unidos

Á. MOHORTE/R. E. VALENCIA/MADRID.

La inestabilidad política en Cataluña ha generado la pérdida de 319 millones de euros en actividad turística 2017, detrayendo 0,3 puntos porcentuales del crecimiento del PIB turístico español previsto para el conjunto del año del 4,7% al 4,4%, según la Alianza para la Excelencia Turística, Exceltur.

La crisis catalana produjo un descenso medio del 9,6% de los ingresos turísticos, concentrado en Barcelona, en octubre y noviembre, y del 15%, en diciembre, principalmente por la caída en la demanda en los mercados europeos de proximidad, detalló el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, en una rueda de prensa.

Lo que salvó los muebles fue Madrid, destino líder con una mejora de los resultados empresariales en 2017 con un repunte del 10,2%, mientras que, en la costa, destacan la Comunitat Valenciana y Murcia, con un 6,2% en ambos casos, seguidas de Baleares, con un 4,8%. Esto permitió que el impacto de los malos datos catalanes fueran inferiores a las cifras que auguraba Exceltur a mediados de octubre pasado y que oscilaban entre los 1.197 millones de euros menos, de caer un 20% la actividad, hasta 1.796 millones, de bajar un 30%.

De hecho, en todo España se ha recibido a 82 millones de viajeros, un 8,9% más que el ejercicio anterior y un nuevo récord en su serie histórica. De este modo, se sitúa como segundo mercado mundial, por delante de EE UU y sólo superada por Francia. Zoreda aseguró que, pese al proceso independentista en Cataluña y otras adversidades como atentados en Barcelona y Cambrils, huelga en aeropuertos, conflictos laborales o quiebra en operadores internacionales de transporte, el turismo ha seguido creciendo en 2017 de manera notable y se han creado 77.501 nuevos empleos.

Zoreda destacó que el PIB turístico encadena ocho años consecutivos con un crecimiento superior al conjunto de la economía española, en la que eleva su participación hasta el 11,5%, gracias a los 134.000 millones de actividad. Exceltur prevé para 2018 un nuevo crecimiento del PIB turístico, aunque a un ritmo más moderado que en los últimos dos años, que se sitúa en un 3,3%, porcentaje, que, no obstante, podría contraerse hasta un 2,8%, de reproducirse episodios de tensión en Cataluña, y que podrían hacer perder 924 millones de euros.

Además, ante las expectativas que persista la inestabilidad en Cataluña y sus efectos conexos sobre los ingresos en el inicio de 2018, Exceltur anticipa que se verá afectada la inversión y el empleo, con una reducción media del 8,2% del personal de los hoteles respecto al primer trimestre del ejercicio pasado y del 5% del alquiler de coches.

El crecimiento de la actividad turística para el conjunto de España se ha desacelerado en el cuarto trimestre hasta el 2,9% desde el 4,5% en el anterior por la combinación de siete décimas que ha restado la inestabilidad en Cataluña, la caía de los viajes de negocio y la gradual recuperación de los principales mercados competidores del segmento de sol y playa -Turquía, Egipto y Túnez-. El gran protagonista del crecimiento en España en 2017 ha sido una demanda extranjera que, a expensas de conocer los de datos oficiales, habrá generado 60.300 millones de euros de ingresos que revierten a España, un 10,4% más.

El ingreso medio por turista internacional ha mejorado un 1,5%, gracias al «notable» aumento de los mercados de mayor gasto como el americano, ruso o asiático, debido al incremento de la conectividad aérea; el repunte de los precios por el reposicionamiento de producto y la mayor demanda hasta septiembre del turismo de negocios.

Por su parte, la demanda española ha crecido un 12,9% ante el abaratamiento del transporte aéreo para viajar fuera, si bien, dentro de España, lo hace en los productos y destinos de menor precio, dado el desbordante incremento del turismo extranjero, con la consecuente presión al alza de las tarifas.

Fotos

Vídeos