Carmen Estevan de Quesada: «La cuestión de la economía colaborativa está en cómo se regula a largo plazo»

Carmen Estevan de Quesada, presidenta de la Comisión de Defensa de la Competencia de la Comunitat. / M. Molins
Carmen Estevan de Quesada, presidenta de la Comisión de Defensa de la Competencia de la Comunitat. / M. Molins

La Presidenta de la Comisión de Competencia de la Comunitat urge a la Administración a crear un marco para los nuevos modelos de negocio como Uber, Cabify y las viviendas turísticas

ELISABETH RODRÍGUEZVALENCIA

La regulación de la denominada economía colaborativa, que tanta polémica genera con operadores como Uber y Airbnb, es uno de los principales retos a los que se enfrenta la Comisión de Defensa de la Competencia (CDC) de la Comunitat. Aunque no se encargue de regular directamente estas cuestiones, la presidenta de este organismo, Carmen Estevan de Quesada, considera fundamental que la Administración tenga en cuenta su valoración a la hora elaborar un marco que controle este tipo de actividades, donde también se encuentra el alquiler de viviendas turísticas. «Es un tema complejo porque toca distintos aspectos como la competencia y el derecho laboral [...] La cuestión está en cómo se regula de manera sensata y a largo plazo», sentencia la profesional, que fue designada al frente del órgano el pasado mes de julio.

-¿Dónde está la línea que separa la libre competencia de la competencia desleal?

-El control de la competencia desleal se basa en un conjunto de normas que velan por que las actividades actúen con un estándar acorde al mercado y se sustenta en la jurisdicción civil. Las cuestiones de defensa de la competencia son normas que velan para que exista competencia en el mercado; su finalidad es sancionar conductas que puedan limitar o restringir dicha competencia y se sustancia en un órgano administrativo, que aquí en la Comunitat somos nosotros. Es verdad que la ley de defensa de la competencia contiene una norma que permite que ciertas conductas de competencia desleal las podamos examinar nosotros, pero solo si éstas afectan al interés público y perjudican a la competencia. No obstante, es una vía limitada, en general la competencia desleal va a los juzgados de mercantil.

-¿Uber y Cabify son competencia desleal?

-Los vehículos con conductor son una manifestación más de lo que podemos llamar economía digital o colaborativa, que es uno de los retos a los que nos enfrentamos, al igual que las administraciones. Es un tema complejo porque toca distintos aspectos como la competencia y el derecho laboral. Es un tema que van a tener que regular. Como órgano de defensa de competencia, tenemos esta labor consultiva para que esa posible regulación tenga en cuenta lo que nosotros somos competentes para decir. No hay un marco específico para este tipo de actividad que se podría enmarcar en uno más amplio. Son modelos de negocio que surgen porque hay demanda y los operadores la quieren atender. La cuestión está en cómo se regula de manera sensata y a largo plazo. Es una tarea compleja y estamos a disposición de las administraciones para asesorarlos en nuestro campo.

-La conselleria está tramitando una nueva ley de turismo que endurece las exigencias y multas a viviendas turísticas que no esté registradas, así como a plataformas como Airbnb ¿Qué recorrido tiene esta ley?

-Es pronto para hacer una valoración, porque está en fase de negociaciones por parte de la administración con los operadores, no quiero adelantar cuestiones sobre las que puede posteriormente puede pronunciarse Competencia. Es pronto para ver cómo finalmente se concreta esa normativa.

Las claves

Nuevos modelos de negocio
«Es un tema complejo porque toca distintos aspectos como el derecho laboral y la competencia»
Informe sobre viviendas turísticas
«Estaba fundamentado jurídicamente y no daba lugar a cuestiones políticas»
Sobre Uber y Cabify
«Son modelos de negocio que surgen porque hay demanda y los operadores quieren atenderla»
Objetivo
«Consolidar la comisión como una autoridad autonómica reconocida en el panorama nacional»

-Los hoteleros llegaron a tacharles de defensores de los defraudadores por su informe en contra de que las viviendas turísticas estén obligadas a registrarse. ¿Qué responden al respecto?

-La CDC es un órgano técnico y se pronuncia siempre sobre cuestiones técnicas desde el ámbito de la defensa de la competencia. Sin duda, es un informe que estaba fundamentado jurídicamente y no da lugar para cuestiones políticas. Hay que decir que la CDC tiene una función consultora y de resolución, somos independientes. La comisión desarrolla su labor independientemente de la Conselleria de Economía.

-¿Se puede considerar actividad económica la realizada por propietarios de viviendas turísticas o simplemente llevan a cabo una cesión onerosa?

-Depende mucho de la característica de la actividad que se esté desarrollando. No todas las personas que alquilan viviendas lo hacen igual, hay gente más profesional y gente que lo hace mas esporádicamente.

-¿Cuáles son sus principales retos?

-Uno de los objetivos fundamentales es consolidar la comisión como una de las autoridades autonómicas más reconocidas en el panorama nacional. Hay que destacar la labor de nuestros predecesores, que han hecho un trabajo muy serio y han dado una proyección muy importante a nivel nacional, con otras muy punteras como la vasca y gallega. Se trata de un propósito muy importante, porque precisamente hay muchas cuestiones que son relevantes para el día a día de los ciudadanos. La cultura de la competencia creo que es esencial sobre todo para que los propios operadores económicos puedan conocer más en profundidad estas normas, al igual que deberían hacer las asociaciones de consumidores. Sería bueno, ya que uno de los fines es aumentar el bienestar de los consumidores.

Fotos

Vídeos