La Cámara urge a frenar la guerra comercial con Trump ante el riesgo en exportación

Cientos de vehículos en el Puerto de Valencia. / lp
Cientos de vehículos en el Puerto de Valencia. / lp

Expertos alertan de la onda expansiva del giro proteccionista en un mercado al que la Comunitat vende 500 millones en automóviles

I. HERRERO

valencia. El giro proteccionista de Donald Trump ha hecho saltar todas las alarmas entre el empresariado valenciano, especialmente en la automoción. Como publicó este periódico, desde el anuncio de aranceles al aluminio y el acero, la producción de la Ford Transit Connect está en el ojo del huracán por las 30.000 unidades que se fabrican en Valencia para enviarlas a Estados Unidos, entre ellas las que acaban como taxis de Nueva York.

Aunque de momento las exportaciones de la Comunitat no se han visto afectadas, desde Cámara Valencia urgen a frenar la «guerra comercial» entre Trump y la UE antes de que la onda expansiva pase factura a las ventas a ese mercado.

«Esperamos que prime la capacidad de diálogo y que la UE sea capaz de llegar a un acuerdo», apuntaba ayer José Vicente Morata, presidente de la Cámara, convencido de que «el comercio es lo que hace que el mundo avance» y limitarlo, implica reducir también la capacidad de generar riqueza y empleo.

En la Comunitat Valenciana, en primera línea de fuego se encuentran las exportaciones de automóviles a Estados Unidos, que rondaron los 500 millones de euros en 2017. «Esperamos que se solucione y que finalmente no se vean afectadas, y más siendo Ford una empresa americana», apunta Morata.

Expertos de la Cámara señalan que los nuevos aranceles se suman a la paralización del Acuerdo con la Unión Europea (TTIP), la salida del Acuerdo Transpacífico, la renegociación del Acuerdo comercial con México y Canadá (Nafta) o la imposición de aranceles sobre las importaciones de lavadoras y paneles solares importados. Pero tienen mayor repercusión, ya que sólo se libran Canadá y México y es «una decisión unilateral y agresiva».

En cuanto a respuesta de la UE, que «parece decidida a plantar cara» a esa política y defender el sistema multilateral del comercio, alertan de que «podría generar una escalada en la tensión comercial internacional» y que los afectados por los aranceles, básicamente China pero también Alemania o Italia, tomen represalias como pasó con Rusia a raíz del conflicto con Ucrania.

Fotos

Vídeos