La crisis catalana hizo perder a Caixabank 700 millones en depósitos

La crisis catalana hizo perder a Caixabank 700 millones en depósitos
Irene Marsilla

La captación de 10.700 en el conjunto del año compensó el impacto

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

La crisis catalana hizo perder a Caixabank un total de 700 millones en depósitos en el cuarto trimestre, aunque la media anual hizo que se restaran de los 10.700 millones ganados en el conjunto del ejercicio. La entidad atribuye el dato a los primeros días del desafío soberanistas, aunque se estabilizaron y empezaron a revertir en fechas posteriores.

Más información

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha mostrado su satisfacción por la marcha de la entidad en "un año con momentos difíciles, pero en los que se obtenido unos magníficos resultados ", razón por lo que ha agradecido el comportamiento del personal en "esos días complicados".

En materia de negocio, Gual ha calificado la situación global de muy positiva, a pesar de los tipos de interés en mínimos históricos y la fuerte competencia. Las circunstancias son complejas, pero macroeconómicamente favorables con una previsible subida de tipos por parte del Banco Central Europeo, como está haciendo la Reserva Federal de EE UU.

Gual ha destacado que la decisión del cambio de sede tuvo un efecto inmediato en la reversión de la pérdida de depósidepósitos. "Fue una decisión ascertada pero difícil", ha destacado el presidente de la entidad. Reconoce que "podría haber clientes a los que la decision les disgustó desde un punto de vista emocional", pero ha incidido en la necesidad de defender los intereses de los accionistas.

Previsión para España

Ya para España, prevé un alza del PIB nacional del 2,4%, aunque no descarta que se corrija al alza.Entre los desafíos estima que está crear empleo, reducit deuda y afrontar reformas en materia de pensiones, entre otras. Esta recuperación en España y Portugal (fonde el banco compró este año BPI) se ha basado en la recuperación del dinamismo financiero, según Gual. En principio, prevé que el ahorro se oriente a la inversión a largo plazo, la estabilidad de los balances, la recuperación de márgenes, la reducción de la morosidad, la mejor rentabilidad y la disminución de incertidumbres regulatorias.

Sobre su entidad ha destacado el liderazgo en la península ibérica con 15,7 millones de clientes (26,7% de los españoles) y 349.458 millones de euros en recursos; la mejora de resultados, que en 2017 han sido los más altos de la historia del grupo; el retorno al accionista, con una rentabilidad del 3,6%; y el avance en la reestructuración de Caixabank, especialmente en la desconsolidación de Criteria, que bajó su participación al 40%, después de haberla tenido del 80%.

Para 2018, ha destacado el avance en las líneas estratégicas del plan estratégico en materia de calidad y reputación, una rentabilidad que se sitúa en el 8,4%, la gestión de capital, digitalización y formación del personal en asesoramiento financiero. Como prioridades se impone continuar en la digitalización, la reduccion de activos problemáticos, la diversificacion de ingresos, la contención de gastos y la creación de valor.

Resultados récord

El consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, ha presentado los resultados del ejercicio 2017, cuyo último trimestre estuvo marcado por la situación política en Cataluña, que llevó a este banco y a otras cientos de empresas catalanas a mover sus domicilios sociales a otras comunidades. En su caso, el destino elegido fue Valencia, donde se ha celebrado la presentación de resultados.

En lo que se refiere a las cuentas, CaixaBank obtuvo en el ejercicio 2017 un beneficio atribuido de 1.684 millones de euros, lo que representa un aumento del 60,9% respecto a 2016 y el mejor resultado anual en la historia de la entidad. La menor necesidad de provisiones y dotaciones ha ayudado, por la recuperacion económica y el aumento del negocio.

El resultado de CaixaBank en España ha alcanzado los 1.508 millones de euros, un 44,1% más, mientras que el banco portugués BPI --integrado desde febrero-- contribuye al beneficio con 176 millones.

El margen bruto se ha situado en 8.222 millones (+5,1%) por la mayor generación de ingresos básicos del negocio bancario --margen de intereses, comisiones e ingresos del negocio de seguros--, que aumentan un 18% en el grupo y un 8% en CaixaBank, y también por la incorporación de BPI, y el 96% de los ingresos proceden de la actividad bancaria básica, tras la menor actividad por operaciones financieras (-66,7%) y la menor contribución de las participadas (-21%).

Fotos

Vídeos