Caixabank fijará en los estatutos poder cambiar la sede sin reunir a los accionistas

La medida se votará en la junta general del 6 de abril en Valencia y abre la puerta a que su consejo pueda decidir mudarse a otra ciudad en el futuro

Á .M. / R. E.

Valencia. El consejo de administración de Caixabank no quiere dejar cabos sueltos. Después de tener que esperar a que el Consejo de Ministros facultara a la cúpula de la entidad a trasladar su sede y terminar perdiendo con ello 737 millones de euros en depósitos en el cuatro trimestre del año pasado, el orden del día de la junta general de accionistas del próximo 6 de abril en Valencia servirá para someter a votación reflejar a sus estatutos sociales que «el domicilio social (de la entidad) podrá trasladarse a otro lugar del territorio nacional por acuerdo del consejo de administración».

Los estatutos actuales de CaixaBank, que ya sitúan el domicilio social de la entidad en la calle Pintor Sorolla 2-4 de Valencia, especifican que cualquier cambio de sede social requiere del acuerdo de la junta general, una mención que ahora se suprimirá. De hecho, esto era algo que tenía ya el banco de Sabadell desde antes de producirse el referendum ilegal del 1 de octubre, lo que le permitió ganar un tiempo preciso para trasladarse a Alicante un día antes que la entidad que preside Jordi Gual.

Por otra parte, la junta servirá para aprobar las cuentas de 2017, que se saldaron con un beneficio de 1.684 millones de euros, y para ratificar el nombramiento de Eduardo Sanchiz y Tomás Muniesa como consejeros. También está previsto que se dé luz verde al dividendo complementario de 0,08 euros por acción que se hará efectivo a partir del 13 de abril.

Durante la Junta, que se celebrará en el Palacio de Congresos de Valencia, también se someterá a votación la política de remuneraciones de los consejeros, así como el plan de entrega de acciones en favor de los consejeros ejecutivos y de los altos directivos.

Fotos

Vídeos