Caixa Popular defiende la fundación de una nueva caja rural española

La entidad valenciana respaldará la creación de una alianza que permita mantener la marca a sus miembros, pero con un fondo de garantía común

R. E.

Valencia. El director general de Caixa Popular, Rosendo Ortí, respalda que las cajas rurales que no se han fusionado hasta ahora den un paso adelante en la Asociación Española de Cajas Rurales y constituyan un Mecanismo Institucional de Protección (MIP). Se trata de aprovechar las medidas de incentivación que ha puesto en marcha el Gobierno tras la aprobación hace una semana en el Consejo de Ministros del real decreto ley que reforma el régimen jurídico de las cooperativas de crédito con la idea de que sean más fuertes.

La junta directiva de la asociación lo está estudiando y Ortí insiste en que respaldará la medida. Sin embargo, advierte que no se trata de un MIP reforzado, como el que dio lugar a Cajamar, sino uno denominado normativo.

Así como el primero pone en común el 100% los beneficios y riesgos, además de contar con una entidad cabecera que dirige prácticamente la totalidad de las decisiones del grupo, que tiene consideración de grupo consolidable, en línea con las 'fusiones frías' de las antiguas cajas de ahorros o SIP.

Margen de independencia

Por contra, lo que defiende Ortí es un MIP normativo, que no tienen que mutualizar al 100% los beneficios y riesgos y que se caracteriza por la constitución de un fondo de garantía privado financiado previamente por las entidades miembros del grupo que se utilizará para hacer frente a posibles necesidades de recursos propios de las entidades que participan en la alianza.

Además, hay incentivos para constituir estos MIP, ya que las entidades que lo integran tienen un perfil de riesgo menor al aumentar su solvencia, lo que permitirá reducir los requerimientos mínimos de pasivos capaces de absorber pérdidas a efectos de una eventual resolución y las aportaciones que las entidades integrantes de un MIP deben realizar al Fondo de Garantía de Depósitos, aunque de esto ya disfrutaba Caixa Popular con la Asociación Española de Cajas Rurales.

Además, desaparecen las trabas a las operaciones de una entidad con las otras cooperativas integrantes del MIP y el fondo de garantía privado tampoco tendrá límites a la hora de invertir en el capital de una de las cooperativas del grupo.

Fotos

Vídeos