Broseta y el fiscal rebajan la deuda que exigen a Magdaleno por el concurso de Martinsa

La defensa de la abogada rechaza que el asunto pueda ser juzgado por lo penal y asegura que hubo un acuerdo previo

Á. M.

Valencia. La sala quinta de la Audiencia de Valencia ha dejado listo para sentencia el juicio oral en el que el despacho Broseta Abogados acusa de un delito continuado de estafa a Antonia Magdaleno, antigua socia y hoy responsable del bufete que lleva su nombre. El tribunal debe establecer si la administradora concursal de casos tan relevantes como Martinsa Fadesa (la mayor quiebra de España), Viajes Marsans o Llanera facturó al despacho del que entonces formaba parte unas cantidades inferiores a las que había recibido por su trabajo.

Para entender mejor la situación hay que señalar que es práctica habitual que el administrador concursal que forma parte de un despacho facture a través de una sociedad instrumental las retribuciones que recibe a título personal. Acto seguido, el despacho le retribuye.

En este caso, el motivo de litigio son 4,6 millones de euros que proceden de la administración de Martinsa Fadesa y Urazca. Inicialmente se le reclamaba 5,4 millones, pero la vista ha servido para actualizar este dato al presentarse el ingreso de diversas facturas por Martinsa. Además de satisfacer esta cantidad con IVA e intereses, tanto el fiscal como la acusación de Broseta Abogados solicita una pena de cuatro años y seis meses de prisión y una multa de nueve meses con cuota de veinte euros, más las costas.

Por su parte, la defensa de Magdaleno señala que las cantidades que se el reclaman respondían a un acuerdo oral previo a la ruptura de la abogada con su anterior despacho. Extremo que desde Broseta no se reconoce. A su vez, defiende que otra parte de la cantidad que no transmitió era para cubrir gastos futuros que estaban previstos el juzgado había pagado con antelación. En todo caso, la defensa antepone que la materia no correspondería a la vía penal, como es este el caso, sino que sería civil.

No es esta la primera vez que ambas partes se encuentran en los tribunales. Magdaleno dejó el despacho en 2011 y un laudo arbitral en 2014 estableció las condiciones de salida. Después, Broseta le acusó de los delitos de apropiación indebida, administración desleal y alzamiento de bienes de los que fue absuelta.

Fotos

Vídeos