La brecha salarial castiga cada vez más a las valencianas

La recuperación económica parece haberse olvidado de las mujeres. Los últimos datos del mercado laboral acreditan que los hombres tienen menos obstáculos para acceder a los nuevos empleos y triplican la presencia femenina en puestos directivos.

Inés Herrero
INÉS HERRERO
Salarios Sueldos más precarios y pensiones más bajas

La brecha salarial entre hombres y mujeres no deja de ensancharse, según advierten los técnicos de Hacienda (Gestha) en su último informe, en el que cifran esa diferencia en unos 4.000 euros anuales en la Comunitat. Desde CC OO PV, por su parte, la elevan a más de 6.000 euros, en un estudio que acredita el aumento del sueldo medio de los hombres en un 2,5% desde 2010, hasta rondar los 24.000 euros, mientras el de las mujeres apenas se ha movido de los 17.800 euros.

No se trata de cobrar menos en el mismo puesto, una práctica que es ilegal en España. Esa diferencia salarial es fruto de la mayor precariedad y temporalidad de los sectores feminizados, junto a factores como la parcialidad y los complementos salariales. Desde Gestha achacan esa divergencia, fundamentalmente, a que hay más mujeres que hombres que no llegan a los 1.000 euros al mes. La brecha se acentúa entre quienes ganan más de 16.000 euros, hasta el punto de que hay el doble de hombres con ingresos entre 50.000 y 80.000 euros. Y sólo una de cada cinco trabajadores con sueldos de 140.000 euros es mujer.

Más información

Según los técnicos de Hacienda, el “peaje por la maternidad y el cuidado de los hijos” es otro de los factores que determinan esa diferencia salarial, que se amplía significativamente entre los 26 y los 45 años y alcanza un tercio del sueldo entre las trabajadoras de 46 a 65 años. La brecha, patente por sectores y también por tipo de contrato, también persiste al final de la vida laboral, con una pensión media de 1.052 euros en el caso de los hombres y de 670 euros entre las mujeres.

PILAR MORA | Secretaria de Formación, Empleo e Igualdad de Género de UGT-PV

«En los sectores feminizados los salarios son más bajos»

La responsable de Empleo e Igualdad de Género cita, entre las causas de la mayor precariedad, que "en los sectores feminizados los salarios son más bajos" y que las mujeres copan los puestos parciales, muchas por no encontrar otra cosa, así como las excedencias y reducciones por cuidado de dependientes, por lo que cotizan menos y acaban recibiendo pensiones menores. Para que "el cuidado no sea sólo cosa de mujeres", reclama permisos de paternidad "iguales a los de maternidad, obligatorios e intransferibles".

Al igual que su homóloga de CC OO PV, Cloti Iborra, constata que “la brecha es más sutil y más indirecta” que el salario base fijado por convenio, vinculada al tipo de empleo al que se accede, las interrupciones de la vida laboral que limitan la antigüedad y dificultan la promoción e, incluso, la mala clasificación de las categorías profesionales o los complementos salariales, más habituales en sectores masculinizados que en puestos feminizados equiparables. Y desde UGT citan, como ejemplo, que el personal de recogida de basuras o limpieza de alcantarillado (hombres, en su mayoría) cobra un plus de toxicidad que no perciben quienes trabajan en servicios de limpieza industrial, compuestos fundamentalmente por mujeres.

Empleo Por cada directiva hay más de tres hombres

También la Encuesta de Población Activa (EPA) refleja notables diferencias de género. Los datos señalan que hay menos mujeres en el mercado laboral valenciano –trabajando o en búsqueda activa de empleo–, pero su tasa de paro es más alta, del 18,9% frente al 16,3% de los hombres, al igual que sucede con la temporalidad y parcialidad.

En concreto, la tasa de temporalidad es casi un punto superior entre las mujeres, que registran mayor porcentaje de contratos fijos discontinuos sobre indefinidos que los hombres y duplican el de contratos verbales. En cuanto a la parcialidad, la tasa femenina es casi veinte puntos superior a la masculina y las mujeres triplican el porcentaje de hombres con jornada parcial para atender necesidades familiares (20% frente a 5%).

Además, los hombres tienden a ocupar puestos de mayor cualificación y sólo son minoría en las ocupaciones elementales. La presencia masculina es mayoritaria en los empleos cualificados, entre el personal técnico y también entre los directivos. Por cada mujer en un puesto de dirección, hay más de tres hombres.

INMA GARCÍA | Directora gerente de la CEV

«La igualdad es un requisito claro de competitividad»

Para la gerente de la patronal, la situación de la mujer "viene marcada por nuestra historia como país, por su incorporación tardía y en condiciones de desigualdad al mercado laboral y porque siguen existiendo roles sexistas en el ámbito familiar".

La CEV mantiene que la igualdad es sinónimo de eficiencia y competitividad y, de ahí, que inste a potenciarla también en las pymes, junto al "empoderamiento de las empresarias" mediante su incorporación a las asociaciones y a la cúpula patronal, como prevén sus estatutos.

CLOTI IBORRA | Secretaria de la Mujer, Políticas LGTBI e Institucional de CC OO PV

«Aún contratan a hombres por verlos más disponibles»

La representante sindical afirma que "hay más paradas, con más dificultades para acceder a nuevos empleos" y tendencia a ocupar puestos con sueldos más bajos. Y que además de copar un 75% de los contratos parciales, muchas de forma involuntaria, "en ciertas edades se ven penalizadas porque en el imaginario empresarial aún se prima la contratación de hombres pensando que tendrán una mayor disponibilidad".

Desempleo El paro baja la mitad entre las mujeres

El maltrecho nivel de empleo se va recuperando, pero a distintas velocidades. No sólo por sectores o edad, también por sexos. Desde 2012 el paro registrado ha bajado la mitad entre las mujeres que entre los hombres en la Comunitat Valenciana, en unas 50.000 (17%)y 117.500 personas (41%), respectivamente, según datos del Servef.

Al inicio de la crisis la destrucción de empleo fue mayor entre los hombres, presumiblemente por el peso de la construcción en la economía valenciana, pero la recuperación les llegó antes y desde 2012, último año con más parados que paradas, la brecha no deja de crecer. La diferencia de apenas 500 personas, en un lustro, se disparó a más de 67.000, hasta cerrar 2017 con 167.809 desempleados y 234.890 desempleadas.

Las mujeres inscritas como demandantes de empleo tienen un nivel formativo más alto (14% de universitarias frente a 9% de universitarios) pero les cuesta más encontrar trabajo que a ellos. De hecho, la mitad lleva más de un año en el paro (48,5% frente al 40,1%) y siete de cada diez paradas no reciben ninguna prestación.

EVA BLASCO | Presidenta de EVAP

«No se trata de conciliar, sino de ser corresponsables»

Según Rocío Briones, directora general de Empleo y Formación del Servef, esos datos constatan que la mayor dificultad de acceso al mercado laboral "no era sólo una cuestión de la crisis porque, con la recuperación, se mantiene la esencia de la discriminación y los hombres siguen teniendo más oportunidades". La explicación, a su juicio, hay que buscarla en factores socioculturales. "La sociedad sigue siendo machista y eso se refleja en el mercado laboral, donde persisten falsos estereotipos como que la mujer, por cuidar a hijos y dependientes, tendrá un mayor absentismo", apunta.

También la presidenta de la Asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia pone el foco en la necesidad de cambiar los roles de género, con la mujer a cargo del cuidado de menores y mayores dependientes y el hombre como principal sustento económico. "No se trata de conciliar, sino de que todos seamos corresponsables en el cuidado", recalca, para lo que insta a "educar en la igualdad", premiar a las empresas que pasen de las palabras a los hechos y realizar planes de igualdad, gratuitos, para las pymes.

Temas

Epa, Inem, Paro, Parados, Igualdad De Género

Fotos

Vídeos