Los belgas y los nórdicos tiran de la compra de viviendas ante el frenazo del 'Brexit'

Turistas en playa de Benidorm./Damián Torres
Turistas en playa de Benidorm. / Damián Torres

La Comunitat gana atractivo como destino de inversión inmobiliaria para los países del norte de África y europeos de mayor poder adquisitivo

Inés Herrero
INÉS HERRERO

No sólo los británicos sueñan con mudarse a la Comunitat Valenciana en busca de buen tiempo y calidad de vida. Los ciudadanos de Reino Unido siguen siendo los extranjeros que más viviendas compran en esta autonomía, pero los belgas y los nórdicos van ganando importancia como motores de la inversión inmobiliaria, sobre todo a raíz del frenazo registrado por los británicos tras su decisión de marcharse de la Unión Europea.

De hecho, los compradores belgas y suecos prácticamente suman ya tantas operaciones como los británicos, según acreditan los últimos datos del Colegio Notarial de Valencia. A cierre del segundo trimestre, se registraron 1.308 compras de viviendas con firma británica, frente a las 1.253 que suman Bélgica (695) y Suecia (558). En ese mismo periodo, los noruegos adquirieron 314 inmuebles en la Comunitat, prácticamente al mismo nivel que los rusos (338) o los neerlandeses (299).

En relación al segundo trimestre de 2015, el último año completo antes que los partidarios del 'Brexit' se impusieran en el referéndum de junio de 2016, las compras de británicos caen un 4,4%, mientras las de los suecos repuntan un 13,6% y las de los belgas suben hasta un 33%.

Los neerlandeses se gastan 214.000 euros en Alicante frente a los 130.000 euros de Reino Unido o Rusia

En la provincia de Alicante, destino de uno de cada cinco extranjeros que compran casa en España, los británicos copan más de la mitad de las operaciones inmobiliarias, aunque su volumen de transacciones sigue bajando tras haber puesto fin a un lustro de crecimiento ininterrumpido a cierre de 2016, con 4.586 operaciones y una caída del 5%.

Hasta junio, los británicos compraron 2.209 viviendas en poblaciones como Orihuela, Torrevieja, Rojales o Xàbia, frente a las 1.303 de los belgas y las 1.102 de los suecos.

Más allá de la comparativa de cifras, es reseñable el protagonismo adquirido por compradores de otras nacionalidades en paralelo a esa pérdida de fuelle de la inversión británica, que retrocede un 13,4% respecto al segundo trimestre de 2016.

Delfín Martínez, vicedecano del Colegio Notarial de Valencia y delegado en Alicante, destaca el crecimiento de Bélgica o Suecia en los ltimos años y, sobre todo, su potencial en términos de inversión, al disponer de mayor poder adquisitivo.

Casas más caras

Así, mientras los británicos adquieren viviendas de 131.600 euros en Alicante, similar a los rusos, los belgas gastan una media de 175.600 euros y los neerlandeses 214.000 euros, primeros en el ranking de compradores de viviendas más caras en Alicante. Al tener en cuenta los datos de Valencia y Castellón, la media se torna más discreta, aunque también refleja esas diferencias.

Junto a estos países de mayor poder adquisitivo y creciente interés por «crear pequeñas colonias, que van aumentando porque funciona la recomendación», destaca el auge del norte de África, con repuntes del 150% en Marruecos y 18% en Argelia en relación al segundo trimestre de 2015, con 317 y 236 operaciones de marzo a junio, respectivamente.

Los notarios detectan un nuevo perfil en Argelia o Marruecos: de pisos patera a arquitectos y abogados

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, Martínez vincula esos resultados con la ruta marítima a Orán y, sobre todo, con el «cambio de perfil» detectado entre los compradores de los países del norte de África.

Según explica, «ya no se trata de compras de 20.000 euros y de inversores que buscan pisos patera», sino que «empiezan a aparecer profesionales, como arquitectos, abogados o notarios, que invierten para tener una vivienda en condiciones por si se complica la situación en sus países de origen». Con la irrupción de esos compradores en busca de un 'plan B', la media de Marruecos ronda ya los 28.000 euros y la de Argelia se acerca a los 50.000 euros.

Convencido de que la importancia de la venta de viviendas es equiparable a la exportación, Martínez subraya que los extranjeros «ya compran también vivienda nueva, no sólo de segunda mano» e, incluso, ha vuelto la «compra sobre plano» en municipios como Torrevieja.

Temas

Brexit

Fotos

Vídeos