BBVA Research minimiza el impacto de la crisis catalana en la economía valenciana

Rafael Doménech (BBVA Research), ayer en Valencia con Carlos Rodríguez (BBVA). / EFE/Manuel Bruque
Rafael Doménech (BBVA Research), ayer en Valencia con Carlos Rodríguez (BBVA). / EFE/Manuel Bruque

Expertos limitan el daño del desafío secesionista y auguran un crecimiento del 2,4% y la creación de 100.000 puestos de trabajo en dos años

INÉS HERRERO

valencia. La crisis catalana perjudicará a la economía valenciana, aunque menos de lo previsto inicialmente. Así se desprende del análisis de BBVA Research, que a final de año cifraba en hasta seis décimas el impacto del conflicto en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) valenciano. En su último informe, los expertos reducen a «entre tres y cuatro décimas» la factura de la incertidumbre para la Comunitat, una de las más afectadas por proximidad y lazos comerciales.

Desde la entidad constatan que esa mejora se debe a que la mayoría de indicadores económicos, sobre todo los relativos al turismo, evolucionan mejor de lo esperado cuando la crisis catalana les llevó a revisar a la baja todas las previsiones por la contracción del PIB de Cataluña.

Según Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, la economía valenciana moderará su crecimiento del 3,2% del pasado ejercicio a un 2,4% este año y el que viene, como mínimo, y creará 100.000 puestos de trabajo en ese bienio, hasta cerrar 2019 con una tasa de paro del 13,3%, todavía superior a la de 2008.

Recuperación de empleo

«Los datos invitan al optimismo», subrayó Doménech, en una rueda de prensa en la que destacó que se han recuperado ya dos tercios de los empleos destruidos durante la crisis, algo más en la Comunitat Valenciana que en España porque también en su día fue mayor la destrucción de puestos. Además, hizo hincapié en que esa previsión de crecimiento del 2,4% responde a un «escenario bastante prudente» y, si se mantiene la evolución actual, finalmente podría rondar el 3%.

«Somos prudentes pero mucho más optimistas que hace tres meses porque los datos apuntan a un sesgo al alza», dijo, básicamente porque «muchas de las dudas o incertidumbres» por las que revisaron a la baja sus previsiones para todo el país «no se han materializado, al contrario, ha habido una aceleración con relación a las tasas de crecimiento».

A falta de ver qué sucede con la inversión, de momento la crisis catalana ha tenido «un impacto muy limitado» en la Comunitat, que podría verse compensado por el impulso de factores externos y elevar así el crecimiento previsto desde BBVA.

Si se cumplen sus pronósticos para el bienio, el crecimiento de la Comunitat se situará en línea con la media española y se recuperará el nivel del PIB absoluto y per cápita, con el empleo y las tasas de paro todavía lejos de los registros precrisis.

Ante riesgos como la crisis catalana, el 'Brexit' o la sostenibilidad del crecimiento turístico, los expertos urgen a no revertir las reformas, sino a mejorar la percepción de las cuentas autonómicas o la productividad y, a nivel estatal, el mercado laboral y las pensiones, con el sistema sueco de «cuentas individuales de reparto que computen toda la carrera laboral y pensiones mínimas que puedan aumentar más que el IPC» como «modelo al que aspirar».

Según Doménech, la previsión mejorará si llegan más ingresos del sistema de financiación. A su juicio, no habrá quita de la deuda del FLA, sino prolongación de plazos para devolver fondos recibidos a coste «prácticamente nulo». Y esa deuda, además, no impide emular a Andalucía y acudir a los mercados, que se fijan en las expectativas de crecimiento a largo y los ingresos recurrentes.

Fotos

Vídeos