Un baño de éxitos

Irene Marsilla

Dolores Font, directora general y diseñadora de Dolores Cortés. La firma que capitanea la empresaria de Vila-real ha sido galardonada como mejor pyme en los Premios Nacionales de Moda de este año

Á. M.

valencia. Lo suyo era vocación. Su madre, Dolores Cortés, era una de la pioneras del emprendedurismo femenino en la Comunitat y sabía lo sacrificado que resulta ser empresaria. Quizás esa fuera la razón por la que no estaba muy de acuerdo con que su única hija, Dolores Font, tomara de sus manos las riendas de la iniciativa empresarial orientada hacia a ropa de baño que ella había iniciado en los años 50 en Vila-real (Castellón).

Aunque lo que quería la joven era centrarse en el diseño y el impulso de la empresa, lo cierto es que obedeció a sus padres y cumplió con su promesa de sacarse una carrera que le garantizara una profesión respetada como la de médico. Corrían los años 70 y ese negocio incipiente en el que su madre había entrado de forma casi casual era reconocido como una industria, pero la producción nacional no era muy abundante ni contaba todavía con un prestigio internacionalmente.

Lejos quedaban las largas noches de su madre cosiendo en la trastienda de su mercería para satisfacer la demanda que le llegaba desde la costa castellonense a través de una modesta red de representantes que llevaba los productos de Dolores Cortés más allá de lo que sus aspiraciones esperaban. Si en las primeras colecciones la propia empresaria hacía de modelo en los catálogos (ocultado el rostro por él qué dirán de parientes y conocidos), su hija iba a poder escribir otra historia.

Dolores Font entró en el mundo empresarial en plena crisis económica de finales de los años 70, precisamente cuando su madre se enfrentaba también al fracaso de un proyecto con dos socios catalanes que acabó en una sucesión de pleitos que aún tardó un tiempo en desenmarañarse.

A pesar de todo, en 1980 constituyen Dolores Font Cortés SA para desarrollar la marca Dolores Cortés. Su madre todavía no había cumplido los 60 años y se bastaba y sobraba para sacarla delante, aunque ella colaboraba junto a su marido, José Vicente Colomer, desde la distancia: la joven Dolores, simultaneando la actividad empresarial con una clínica propia en Valencia y su esposo, como profesor de la Escuela de Ingenieros de Caminos de la Universidad Politécnica.

La compañía empieza a funcionar realmente bien y en 1990 se dan cuenta de que el problema del éxito es que exige mucho a cambio. Así es como tanto ella como su marido deciden centrarse en la empresa y aportarle un toque personal que abra de paso otros horizontes. Tras participar en diversas ferias internacionales, Dolores Cortés inicia su trayectoria en el mundo de las pasarelas en el año 1999 en la Pasarela del Carmen (Valencia), y debuta en la Pasarela Gaudí de Barcelona con su colección de baño para el verano 2002.

En 2007 inicia su participación en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid y en 2008 es invitada a participar en la pasarela Gran Canaria Moda Cálida. Desde el año 2010, presenta sus colecciones también en la Mercedes-Benz Fashion Week Swim de Miami y, de hecho, ya está presente en más de 1.500 puntos de venta multimarca, en más de 15 países: España, Francia, Portugal, Andorra, Italia, Reino Unido, México, Líbano, Emiratos Árabes Unidos, Japón, República Checa, Rusia o Alemania.

Más allá de su faceta personal, Dolores Font también tuvo una implicación pública en plena crisis económica. Aunque nunca había tenido relación con las entidades financieras que en ese momento saltaban por los aires, en 2012 aceptó la presidencia de la Sociedad de Garantía Recíproca de la Comunitat, en pleno proceso de rescate, como un compromiso personal con el entonces presidente del Consell Alberto Fabra. Así, al cambiar el gobierno, dejó el cargo y volvió a dedicarse a su empresa.

La entrega este año del Premio Nacional a la Pequeña y Mediana Empresa de la Industria del Sector de la Moda de manos de la Reina Doña Leticia es un paso más en la historia de la compañía que acapara un gran número de reconocimientos y alcanzó en 2015 los seis millones de euros de facturación.

Más

Fotos

Vídeos