El Banco Sabadell decide esta tarde si traslada su sede a Alicante

Oficina del Sabadell-CAM en la provincia de Alicante / Daniel Madrigal

La opción de instalarse en la capital alicantina coge peso dado el volumen de negocio que la entidad tiene tras la adquisición de la CAM | Se baraja también la opción de Madrid o Asturias

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

El Banco Sabadell, ante la posibilidad de que Cataluña declare unilateralmente su independencia, reunirá esta tarde a su consejo de administración en una cita extraordinaria para decidir si traslada su sede social a Alicante o Madrid. La opción de instalarse en la capital alicantina coge peso dado el volumen de negocio que la entidad tiene tras la adquisición de la CAM en diciembre de 2011.

El Banco de España adjudicó la CAM a Banco Sabadell por un precio simbólico de un euro. Con la adquisición de la entidad valenciana, el grupo Sabadell logró dar un importante salto y satisfacer sus aspiraciones de crecimiento hasta subir a la quinta posición en el ranking por activos de los bancos españoles.

Curtido en una larga serie de procesos de absorción, el grupo de origen catalán se había quedado rezagado, por debajo del listón de los 150.000 millones de activos que delimita en España a las entidades de mayor peso. Se había visto superado además, por el Popular, que le disputó y venció en la pugna por la integración con el Pastor. Sabadell más CAM sumaron entonces 166.346 millones de activos, 2.279 oficinas en España, 17.042 empleados, 124.785 millones de crédito a clientes y 80.067 millones de euros en depósitos.

Según han confirmado a Efe fuentes de la entidad, se baraja también la opción de Asturias, pero con menos posibilidades, y todo con el fin de proteger a los clientes.

Actualmente el grupo financiero cuenta con centros operativos en San Cugat del Vallés y Barcelona, además de en Madrid y en Alicante, ciudad en la que cuenta con su centro de datos o "back up".

El cambio de domicilio social garantizará que el Banco Sabadell siga estando bajo el paraguas de supervisión del BCE, además de que el pago de impuestos de la sociedad se llevará a cabo en la ciudad que albergue la nueva sede del banco.

Aún así los servicios centrales del Banco Sabadell, que concentran a un gran número de empleados, seguirán estando previsiblemente en Cataluña. El cambio del domicilio social permitirá a la entidad seguir operando con normalidad dentro del Eurosistema garantizando los intereses de sus accionistas, clientes y empleados dentro de cualquier escenario.

El temor a que Cataluña declare unilateralmente el próximo lunes su independencia, lo que aumentaría las posibilidades de que la región se convirtiera en una república fuera de la Unión Europea, ha inquietado a los clientes de bancos con sede en la región.

Desde el Banco Sabadell reconocen que a pesar de esta lógica inquietud, la operativa en la red sigue siendo normal y no hay ningún movimiento significativo de depósitos en cuanto se le explica a los clientes que el grupo es una entidad internacional.

El grupo que preside Josep Oliu cuenta con más de 11 millones de clientes en España, Reino Unido, Estados Unidos y México, cuyo negocio en el extranjero representa más de un 30 % y el 70 % el conjunto de España. Cataluña representa un 15 % del total del balance de la entidad.

El Banco Sabadell ha sufrido especialmente en bolsa estos días, y desde el referéndum ilegal del pasado domingo ha perdido más del 10 % de su valor, aunque en el año acumula todavía una revalorización superior al 22 %, siendo una de las entidades con mejor evolución. .

Banco Sabadell ha informado oficialmente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el regulador bursátil, de que esta tarde reunirá su consejo de administración en sesión extraordinaria "para analizar el posible cambio de domicilio social". El Sabadell se apuntaba una subida en bolsa del 4,21 % a las 13:45 horas.

Más

Fotos

Vídeos