El banco reconoce que pidió liquidez al BCE «por extraprudencia» ante la incertidumbre

Los resultados mejoran un 4,2% hasta el tercer trimestre y mantiene su objetivo de sumar 800 millones en ganancias

Á. M. VALENCIA.

El consejero delegado de Sabadell, Jaime Guardiola, señaló que el banco acudió a la subasta semanal de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) en las primeras semanas tras la celebración del referéndum ilegal en Cataluña, en el marco de un ejercicio de «extraprudencia» que efectuó el sector. Así lo aseguró el directivo en la presentación de las cuentas trimestrales de la entidad, que han arrojado un beneficio neto de 654 millones de euros a septiembre, aunque ha asegurado que la petición extraordinaria de liquidez tan solo se mantuvo durante una semana.

«Aquella semana, las entidades en general hicieron un ejercicio de construir una posición de extraprudencia y se vio en que los volúmenes solicitados crecieron, entonces nosotros también hicimos una petición que duró esa semana y ya está», ha afirmado.

«Ahí era donde se produjo en el incremento de la incertidumbre, la volatilidad, y ya está, se acabó la semana y se acabó eso», indicó, por su parte, el director financiero de Sabadell, Tomás Varela.

En concreto, el pasado 10 de octubre la demanda de liquidez de los bancos comunitarios se disparó hasta los 21.343,2 millones, seis veces más que la semana anterior, aunque siete días después la cifra caería hasta 3.821,2 millones de euros. Las peticiones, no obstante, son ciegas, por lo que se desconoce la identidad de los bancos que acuden semanalmente a las subastas de liquidez del organismo que preside el italiano Mario Draghi.

Después de arrancar un cuarto trimestre del año convulso por la crisis que se vive en Cataluña, Banco Sabadell estima que finalizará el año con un beneficio de 800 millones de euros, el objetivo que se había marcado para este ejercicio y cuyas perspectivas no cambian a pesar del contexto complejo. Los resultados hasta septiembre han mejorado un 4,2%.

Hasta el 30 de septiembre, y por tanto, antes de que tuviera que cambiar de sede social para cortar la sangría de depósitos que estaba padeciendo, el volumen de ahorros a plazo de sus clientes se redujo un 26%, hasta los 28.000 millones, aunque al mismo tiempo las entradas de dinero en cuentas a la vista se incrementaban un 23%, rozando los 69.000 millones. El destino de parte de los ahorros de los clientes también ha ido a parar a productos como los fondos de inversión, con un alza del 21%.

Fotos

Vídeos