El Banco de España estima que Bancaja pagó por Costa Bellver cinco veces más que su valor

José Luis Olivas, presidente del Bancaja y del Banco de Valencia.
José Luis Olivas, presidente del Bancaja y del Banco de Valencia. / DAMIAN TORRES

La operación fue denunciada por el FROB tras la intervención de la entidad al considerar que el precio era excesivo para 2009, en plena crisis

Á. MOHORTE / A. RALLO VALENCIA.

El Banco de España ha remitido al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz un informe en el que estima un valor para las acciones de la promotora Costa Bellver en 2009 cinco veces inferior al precio que pagaron por ellas Bancaja y su filial inmobiliaria Bancaja Habitat. Concretamente, el inspector que firma el documento estima que la empresa tenía un valor de mercado de 28,1 millones de euros. Así, el valor unitario por acción de la empresa era en ese momento de 16.899 euros, frente a los 84.000 euros en torno a los que se movió la compra de acciones por parte de la caja, presidida entonces por José Luis Olivas, a la sociedad IF Agval, participada por el Banco de Valencia (en el que Bancaja era el accionista mayoritario) y la familia Calabuig, directamente y a través de Fucsa.

La valoración hecha por el Banco de España va en la línea de la denuncia del Frob, que ya señalaba en 2012 que Bancaja Hábitat había pagado por las acciones de Costa Bellver el triple que Agval en 2007, dos años antes de la operación y antes del estallido de la burbuja inmobiliaria. Según el Frob y las acusaciones, la familia Calabuig habría obtenido unas plusvalías de más de 66 millones de euros por medio de una serie de operaciones de las que no habría informado al consejo de administración del Banco de Valencia su consejero delegado y representante en IF Agval, Domingo Parra.

Más

El informe del Banco de España señala que la crisis ya se apreciaba en ese momento en el mercado. De hecho, apunta que en los estados financieros de Costa Bellver «se observa que las ventas han descendido de 2008 a 2009, pasando de 7,6 millones a 969.137 euros». Sin embargo, también recoge que la fluctuación en el volumen de ventas no era algo extraño, ya que en 2007 (el último ejercicio antes de la crisis) las ventas de la firma habían sido de 83.751 euros frente a los 2,6 millones de un año antes.

A su vez, el aumento de existencias de obra en curso y la reducción de gastos hizo que el beneficio creciera entre 2006 y 2007 desde los 438.780 euros hasta los 689.669 euros. Así, las últimas cuentas conocidas en el momento de las operaciones investigadas (las de 2008) mostraban una caída de las ganancias del 11% hasta los 611.801 euros, pero tras un alza de la ventas de un 146%.

El documento del Banco de España recoge cómo al término de 2009, el año de la operación, la situación del negocio terminó siendo muy distinta. Además de reducir las ventas un 87%, los beneficios de 611.801 euros de 2008 pasaron a ser pérdidas por 749.747 euros.

Las operaciones que se investigan arrancan el 29 de mayo de 2009, cuando IF Agval compró 594 acciones de la familia Calabuig y de Fucsa en Costa Bellver por 49,9 millones (84.088 euros por acción). Dos meses más tarde, el 2 de julio, IF Agval vendía 536 acciones a Bancaja Habitat por 45,2 millones (84.425 euros por acción), a la vez que la familia Calabuig hacía lo propio con otras 237 participaciones a Bancaja por 19,8 millones (83.780 euros por acción).

Por último, el abogado de la acusación popular Diego Muñoz añade que el 24 de julio IF Agval compró 550 acciones «al entorno de la familia Calabuig» por 46,2 millones de euros (83,780 euros por acción). «Es significativo que entre 2007 y 2009, las participaciones de Costa Bellver se transmitieran a un precio de 29.129 euros, mientras que entre mayo y julio de ese último año su precio se triplicó», indica el letrado.

Los demandantes y el Frob calculan una plusvalía de 66 millones de euros y unos ingresos de 116 millones de euros para la familia Calabuig. Además, aseguran que Bancaja Habitat ya cifró en sus cuentas de 2009 y 2010 que sus participaciones en Costa Bellver se había deteriorado en tan corto espacio de tiempo un 21,57%.

Sin embargo, el entonces presidente de Bancaja Hábitat, José Cortina, defendió en la Audiencia Nacional en 2014 que la operación respondía al interés de Bancaja por realizar inversiones inmobiliarias en Castellón, una versión que coincide con la que en su día ofreció el presdiente de Costa Bellver, Eugenio Calabuig, quien defendió la corrección de las operaciones con Banco de Valencia. El pasado año, Bankia vendió a la empresa de los Calabuig, Fucsa, el 45% de Costa Bellver que, según fuentes conocedoras de la operación, situaron a un precio muy inferior al de la compra.

Fotos

Vídeos