El presidente de Bankia niega que la competencia organizara el rescate de la entidad

El presidente de Bankia, este miércoles en Valencia./EFE
El presidente de Bankia, este miércoles en Valencia. / EFE

Rodrigo Rato acusó al ministro de Guindos de orquestar con otros bancos los ajustes en la entidad

Á. MOHORTEValencia

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha defendido el rescate público de Bankia frente a las críticas hechas ayer por su antecesor, Rodrigo Rato. Lejos de admitir la hipótesis de que el ministro de Economía, Luis de Guindos, organizó el rescate de Bankia en 2012 con los bancos de la competencia, que después se beneficiarían de la llegada de depósitos de la antigua Caja de Madrid y Bancaja, Goirigolzarri recordó que fue Bruselas quien estableció las condiciones.

Además, el banquero ha negado que el montante de la ayuda pública fuera de 19.000 millones, como aseguró Rato, sino inferior. Goirigolzarri ha hecho estas declaraciones en Valencia antes del acto en el que recibo el premio al Directivo del Año que concede por primera vez el Colegio de Economistas de Valencia y en el que ha analizado la situación actual del sistema financiero español.

Ya en su conferencia, el presidente de Bankia ha denunciado "los comportamientos inadmisibles" de antiguos gestores. "Las personas que no se han comportado correctamente deben pagar ante los tribunales", ha sentenciado sin citar a nadie.

Sin embargo, ha asegurado que se debe "pasar página y pensar en el futuro y no recrearnos en una permanente sospecha".

Aunque no ha querido responder a la propuesta del líder socialista Pedro Sánchez de establecer un impuesto a la banca para cubrir las pensiones, Goirigolzarri ha asegurado que "la banco tampoco tiene que asumir cualquier tipo de carga" y es que, aunque pueda tener apoyos, resulta ser malo a medio y largo plazo.

El galardón se entrega la víspera del inicio de negociaciones del expediente de regulación de empleo que la entidad negocia con los sindicatos tras la absorción de BMN. Tras la finalización de los contactos previos en diciembre, mañana arrancará la negociación oficial del proceso de reestructuración, que contempla la salida de la entidad de unos 2.510 trabajadores, de los que de los que 1.118 corresponderían a la red comercial y otros 817 a los servicios centrales.

También se prevé el recorte de 200 puestos de trabajo con motivo de la digitalización y la salida de unos 375 empleados que actualmente se encuentran en excedencia voluntaria por la aplicación de otros ERE y que se incorporarán a partir de 2018.

Bankia y BMN cuentan conjuntamente con 17.531 empleados, por lo que el ajuste planteado supondría la salida del 14,32% de la plantilla de la sociedad resultante de la fusión.

Además, el proceso de ajuste implica el cierre de unas 99 oficinas de ambas entidades en el marco de este proceso, de las que la mayoría, el 72,72%, corresponderá a la red comercial de BMN.

La fusión, a nivel jurídico, se culminó el pasado lunes con su inscripción en el Registro Mercantil de Valencia, donde se encuentra ubicada la sede social de Bankia.

A partir del próximo viernes, 12 de enero, se hará entrega a los accionistas de BMN de sus nuevos títulos de Bankia, que comenzarán a cotizar el lunes de la semana siguiente, según está previsto.

Fotos

Vídeos