Las Provincias

Los peritos concluyen que Bankia salió a Bolsa con «información falsa»

Rodrigo Rato, el día de la salida a Bolsa de Bankia.
Rodrigo Rato, el día de la salida a Bolsa de Bankia. / Ernesto Agudo
  • Los dos inspectores del Banco de España que trabajan para el juzgado sostienen que los correos del supervisor avalan que la entidad no era «viable en solitario»

  • Ven, además, «incongruentes» e «incompatibles» con la regulación las provisiones a las que se agarra Bankia para sostener que no estuvo en quiebra técnica

Los dos inspectores del Banco de España que actúan como peritos judiciales del ‘caso Bankia’ dieron este lunes el penúltimo paso para que se pueda cerrar la instrucción. En sendos informes, Antonio Busquets y Víctor Sánchez concluyen que el folleto de emisión para la polémica salida a Bolsa del banco hoy nacionalizado «contenía información falsa», y ello pese a la intervención como auditora de Deloitte.

Sus dos extensos dictámenes, uno de 275 páginas y otro de 478, mantienen básicamente las determinaciones de sus dos informes anteriores, uno de diciembre de 2014 y otro de marzo de 2016. Esto es, «que todos los estados financieros de Bankia y BFA (su matriz) desde su constitución hasta la reformulación no cumplían con la normativa aplicable y no expresaban la imagen fiel de su situación económica y financiera».

Justifican tal afirmación en más de una quincena de ajustes millonarios en sus balances que «distorsionan» dicha imagen, «al exceder de la materialidad fijada». «Especialmente falsas y contrarias a la normativa nacional e internacional», aseveran, son las cuentas de Bancaja y Caja Madrid en 2010, en las que declararon sendos «falsos» beneficios antes de impuestos de 75 y 236 millones de euros.

La misma tacha hacen ambos peritos sobre las cuentas del Banco Financiero y de Ahorros (BFA) ese año –Bankia como tal no nació hasta finales del mismo–, así como también respecto al primer semestre de 2011 de todas ellas, es decir, justo el período anterior al estreno bursátil del banco hoy público. Incluso también llegan a calificar como «falsas» las cuentas de ese año que fueron reformuladas en 2012 ya sin Rodrigo Rato.

Entre los aspectos que consideran que no se corresponden con la realidad económico-financiera de esas entidades señalan, por ejemplo, que Bancaja aplicara 538 millones de pérdidas incurridas a reservas en vez de resultados, que Caja Madrid hiciera lo mismo con otros 1.166 millones y además liberase provisiones de insolvencias por 738 millones para dotar el fondo de pensiones. «Consecuencia de todo lo anterior», estiman que igualmente eran «falsos» sus ratios de solvencia y mora.

Polémicas provisiones

Busquets y Sánchez ponen especial énfasis en la presunta existencia de provisiones por insolvencia de 6.913 millones, el principal argumento sostenido por el banco para negar que en algún momento anterior a su salida a Bolsa hubiera estado en quiebra técnica, pese a que aquellas no aparecían en el folleto de salida a Bolsa (marzo de 2011) y existían, a su juicio, unas pérdidas no reconocidas por valor de 7.619 millones.

Para ellos dos, sin embargo, se trata de unas asignaciones «hipotéticas», que se han querido esgrimir como «abracadabra» pero que «no están amparadas por normativa alguna, española o extranjera», además de resultar «incongruentes con la realidad económica de un ajuste a valor de mercado de sus activos» y también «incompatibles con el propio criterio de la Dirección de Regulación del Banco de España».

Para los dos peritos, hay «numerosas evidencias de que los deterioros se habían producido y conocido mucho antes» de la reformulación de cuentas, pues «decenas de miles de préstamos y activos inmobiliarios no empeoran su condición a la vez en la medianoche del 31 de diciembre de 2011, sino paulatinamente».

En este sentido sostienen que el propio jefe de los inspectores que revisaron ‘in situ’ las cuentas de Bankia antes de salir a Bolsa, José Antonio Casaus, avala sus conclusiones al calificar al banco, y no solo a su matriz (BFA) –resaltan– de «inviable en solitario». Y_lo hizo, coinciden, porque era una entidad que «no genera ingresos» y precisa financiarse con «ayudas recurrentes del Estado».

El movimiento 15MpaRato, impulsor de este caso desde sus inicios, espera ahora que los dos informes periciales presentados por los inspectores del supervisor bancarios que trabajan para el juzgado sirvan para confirmar los indicios delictivos ya apuntados por el juez (presunta falsedad contable) en distintas resoluciones. Por ello, sus abogados confían en que el siguiente paso sea cerrar la instrucción e iniciar los trámites para abrir juicio oral contra los antiguos gestores de Bankia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate