Las Provincias

La banca española ha dado 1.420 millones al Fondo Único de Resolución europeo

  • Supone el 13% del total y su dotación completa deberá alcanzar en 2023 los 55.000 millones de euros, según el director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria

La banca española ha contribuido con 1.420 millones de euros al Fondo Único de Resolución europeo, lo que supone el 13% del total y cuya dotación total deberá alcanzar en 2023 los 55.000 millones de euros, según el director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce.

Durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso para explicar las cuentas anuales de 2015, Ponce ha afirmado que el fondo, creado en enero y financiado con las contribuciones de los bancos sujetos a la supervisión del Banco Central Europeo (BCE), cuenta ya con 10.800 millones de euros.

El Fondo Único de Resolución está administrado por la Junta Única de Resolución europea, que es la responsable de ejercer las competencias de resolución de las entidades de crédito españolas más significativas, es decir, de los 14 grupos bancarios españoles más importantes, que se suman a los 116 grandes bancos de la zona euro.

Según Ponce, la Junta prevé para finales de este año tener elaborados los planes de resolución de 12 de las 14 entidades españolas, y el pasado 12 de octubre ya fueron aprobados los planes de tres de ellas. El dirigente del FROB también ha indicado que el Fondo de Resolución Nacional, dotado con las contribuciones de las empresas de servicio de inversión que no están incluidas en el ámbito del fondo europeo, cuenta actualmente con más de 2,5 millones de euros procedentes de las contribuciones de 28 entidades bancarias.

Por otra parte, ha avanzado que en las próximas semanas esta entidad nacional recibirá los primeros planes de resolución de entidades de crédito y empresas de servicios de inversiones de Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), respectivamente. Ha incidido en que se están ultimando convenios de mayor colaboración entre el FROB y el supervisor y el regulador español para ser más eficientes y poder adoptar en el futuro medidas de actuación tempranas.