Las Provincias

Arturo Fernández declara que usó la 'tarjeta black' en sus restaurantes porque «son más baratos y son míos»

vídeo

El expresidente de la patronal madrileña CEIM Arturo Fernández. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

  • El expresidente de la patronal madrileña CEIM asegura que se trataba de una visa "transparente" porque la entidad conocía todos sus gastos

  • Una exconsejera quiso devolver un aparato de gimnasia pagado con su 'tarjeta black' porque no le gustaba

El expresidente de la patronal madrileña CEIM Arturo Fernández ha justificado ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu los gastos que realizó con su 'tarjeta black' de Caja Madrid en sus propios restaurantes. "¿Por qué elegía los suyos?", le ha preguntado el magistrado. "Porque son más baratos y porque son míos", ha dicho.

Fernández, que ha declarado como imputado junto a otros siete exconsejeros de la caja madrileña en la pieza separada del 'caso Bankia' en la que se investigan las visas opacas al fisco que tenían los exdirectivos de la entidad, ha asegurado que se trataba de una "tarjeta transparente" porque la entidad conocía todos sus gastos.

En un momento de su declaración, el juez instructor ha preguntado al antiguo líder de los empresarios madrileños -que gastó 37.300 euros con su tarjeta, 10.500 de ellos en sus propios restaurantes- si conocía el Grupo Cantoblanco. "Es de mi propiedad -ha dicho-. Las relaciones institucionales que tenía las hacía en mis restaurantes y luego periódicamente hacía una liquidación con mi cuenta personal". "¿Y así le redondeaba la cuenta?", le ha preguntado el juez. "Pues sí", ha contestado el empresario.

Insatisfecha

También ha declarado hoy la exconsejera de Caja Madrid nombrada a propuesta del PSOE María Enedina Álvarez Gayol, que ha afirmado ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que intentó devolver el importe de un aparato de gimnasia que había comprado con su 'tarjeta black', aunque no para pagarlo con cargo a su cuenta personal, sino porque no estaba satisfecha con la compra.

Álvarez Gayol, que ha declarado como imputada junto a otros siete exconsejeros de la caja madrileña en la pieza separada del 'caso Bankia' en la que se investigan las 'visa' opacas al fisco, ha explicado que se puso en contacto con el departamento de tarjetas para confirmar que le había sido devuelto el cargo de un aparato de gimnasia.

Al ser preguntada por el juez instructor si la devolución era para trasladar ese gasto a su cuenta personal, ella ha respondido: "No, quería devolverlo". En concreto, el magistrado le investiga por haber cargado gastos personales por valor de 47.000 euros a su 'tarjeta B', entre ellos uno por 1.015 euros y otro de 76 euros desembolsados en Decathlon en 2010. Ha precisado que este último no lo recordaba.

Según ha dicho, separaba los gastos particulares de los profesionales efectuados con su 'tarjeta black', con un límite de 25.000 euros que podía destinar a viajes, obsequios o transporte y que no tenía numero PIN para extraer dinero en efectivo. Ha añadido que su interlocutor era el vicepresidente José Manuel Fernández Norniella y que le dijeron que "no se preocupara de nada" en materia de fiscalidad.