Los azulejeros ven peligrar un tercio de la exportación y 4.000 empleos por la estiba

Camiones en los accesos al Puerto de Valencia. / REUTERS/Heino Kalis
Camiones en los accesos al Puerto de Valencia. / REUTERS/Heino Kalis

Los empresarios de transporte vinculados al Puerto de Valencia cifran en 1,2 millones las pérdidas por cada jornada de huelga

I. HERRERO

valencia. La factura de la huelga de la estiba para la economía valenciana sigue aumentando. Las dos jornadas de parón de la semana pasada se saldaron con unas pérdidas de diez millones en la Comunitat, según la CEV, y la patronal azulejera Ascer ve peligrar un tercio de la exportación y una cuarta parte del empleo, unos 4.000 puestos de trabajo, si no se soluciona el conflicto.

Según Ascer, desde que comenzó esta problemática se está dejando de cargar diariamente mercancía por valor de cuatro millones de euros, con el consiguiente perjuicio sobre las ventas y también sobre la confianza de los clientes internacionales del sector, que desvían sus compras a otros países competidores.

Al dejar de cargar al menos el 50% de la mercancía que sale vía marítima, se están produciendo graves retrasos en la expedición de las mercancías, un encarecimiento de los fletes e, incluso, pérdida de ventas y clientes y cancelaciones de rutas.

Desde la patronal azulejera se muestran preocupados por el alcance del daño, en el trimestre de mayor volumen de exportaciones y a las puertas de la reactivación tras el Ramadán de los clientes de Oriente Medio y Magreb (30% de las ventas exteriores). En un comunicado, subraya que «esta coyuntura es preocupante en un momento en el que la recuperación económica del sector y de la provincia descansa sobre la exportación» y por barco sale cerca del 70% de las ventas exteriores.

Por su parte, la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET) cifró en 1,2 millones las pérdidas por cada jornada de inactividad que sufren las empresas de transporte de contenedores, a las que habría que sumar las que soportan el resto de compañías vinculadas, directa o indirectamente, a la actividad portuaria. Y, de ahí, que expresaran en su asamblea una «especial preocupación por la situación de inestabilidad que afecta a la actividad en el Puerto de Valencia».

Mientras los sectores claman por zanjar el conflicto, los sindicatos de estibadores decidieron ayer dejar de lado la negociación con la patronal Anesco sobre el nuevo convenio colectivo y emprender negociaciones unilaterales empresa por empresa, de forma que hoy sólo harán paros selectivos en las terminales de compañías con las que no haya acuerdo.

Según informa Europa Press, aseguran tener acuerdos ya con algunas de las más grandes, como Maersk y MSC, y con firmas como Best-Huchitson, Setram, Coma i Riba, Sammer, TTIA y Trasmediterranea.

Fotos

Vídeos