Los azulejeros evitan un nuevo revés en el Magreb al librarse de aranceles en Marruecos

Muestra de productos cerámicos en la última edición de Cevisama, en Feria Valencia. / lp
Muestra de productos cerámicos en la última edición de Cevisama, en Feria Valencia. / lp

La industria española sale airosa de la investigación por venta a pérdidas en su noveno mercado, a la espera de que Argelia levante el bloqueo

INÉS HERRERO VALENCIA.

Los azulejos españoles no se venden por menos de lo que cuesta fabricarlos. Ese dictamen, emitido por el Gobierno de Marruecos tras año y medio de investigación, permitió cerrar el expediente por competencia desleal «sin ningún tipo de denuncia para la industria cerámica española», que veía peligrar su noveno mercado.

El carpetazo al expediente 'antidumping', confirmado ayer por la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer), permitirá seguir exportando productos cerámicos a ese país sin la imposición de aranceles ni otras barreras proteccionistas.

Marruecos es uno de los principales clientes para la industria cerámica española -que tiene su epicentro en Castellón-, con unas ventas por valor de 6,6 millones de euros a cierre de agosto, un 1,6% más que en los ocho primeros meses de 2016.

No obstante, la importancia del resultado de este expediente, el sexto que se salda de forma favorable para el sector, va más allá de neutralizar la amenaza que se cernía sobre un destino que rondó los 79 millones (+13%) el pasado año, según datos de la patronal azulejera, que lo considera «un mercado de futuro y con perspectivas de crecimiento».

En primer lugar, porque un nuevo revés en el Magreb habría agravado más aún el daño sufrido por las barreras a la importación anunciadas por el Gobierno argelino a principios de abril. Ese bloqueo, del que informó este periódico, sigue pasando factura tanto en las cifras de producción del sector como en las de exportación al que era su quinto mayor cliente mundial, relegado ya al octavo puesto del ranking.

Entre enero y junio, los envíos a Argelia alcanzaron los 49 millones de euros, una cuarta parte menos que un año antes, mientras Arabia Saudí caía otro 13,7%, a 74 millones.

El segundo motivo, del que se congratulaban ayer los dirigentes de Ascer, es el efecto disuasorio que podría tener el cierre de esa investigación entre quienes contemplasen adoptar medidas de este tipo.

«Otros países que hayan pensado en hacer lo mismo para proteger su industria, ya no lo harán», aseveró en rueda de prensa el secretario general de la patronal, Pedro Riaza, que desvinculó este proceso del conflicto argelino. Según informa Europa Press, preguntado por si la cancelación del expediente mejorará las relaciones con Argelia, dudó de que «influya en lo que tenga que ocurrir» en ese mercado.

Por su parte, el presidente de la patronal azulejera, Isidro Zarzoso, subrayó que «es el primer procedimiento en Marruecos en el que no se han impuesto medidas», lo que lo convierte en «un importante logro para el sector».

Desde el inicio del expediente por competencia desleal, Ascer mantuvo que era «claramente demostrable que los exportadores españoles no estaban haciendo dumping» y que «el análisis de los datos de la industria marroquí constataba claramente la inexistencia de daño» entre los fabricantes de ese país.

Desde la organización aseguran que la queja formulada por los productores marroquíes «era muy débil tanto en su parte formal o legal como desde el punto de vista de los datos», al tiempo que agradecen al Gobierno de Marruecos la adopción de «una decisión justa y razonable» tras investigar a las cuatro empresas seleccionadas como muestra entre las 63 que se habían registrado.

Historial limpio

«Nuestro sector mantiene su historial limpio y con una trayectoria intachable», recalcó Zarzoso, tras superar con éxito la sexta investigación por este motivo. Previamente, los azulejeros españoles demostraron su inocencia ante las autoridades de Canadá (1976), Comunidad Económica Europea (1984), Suráfrica (1993), México (2003), Pakistán (2013), listado al que ahora se incorpora Marruecos, clave a la hora de «desanimar a otros países a iniciar procedimientos de investigación similares en sus mercados».

Fotos

Vídeos