El 90% de las ayudas a sectores productivos e industria, sin pagar a un mes de cerrar el año

Instalaciones industriales en un polígono de Valencia. / IRENE MARSILLA
Instalaciones industriales en un polígono de Valencia. / IRENE MARSILLA

El PP reprocha a Climent que el 30 de noviembre no había abonado ni un euro a polígonos y prevé otro ejercicio de escasa ejecución presupuestaria

Inés Herrero
INÉS HERREROValencia

A un mes del cierre del ejercicio, apenas constaban como pagados ocho de cada cien euros presupuestados por el Consell para ayudas a los sectores productivos, la industria, energía, comercio o empleo en 2017. Desde la conselleria que dirige Rafael Climent sólo se habían abonado poco más de 28 millones de euros de los 327,5 millones reservados para distintas subvenciones que dependen de su departamento.

Diciembre arrancó sin pagar el cerca de millón y medio de euros presupuestado para el calzado, la cerámica, el metal-mecánico, el textil y el mueble, ni tampoco los 23,7 millones que, según Climent, el Instituto Valenciano de Competitividad Empresaria (Ivace) dedicó a obras de mejora y modernización de polígonos, todas ellas subvencionadas al 100%, a diferencia de lo previsto para los enclaves excluidos de ese primer reparto de fondos.

Así lo denunció el portavoz de Industria del PP en Les Corts, Vicente Casanova, que reprochó a Climent que, a 30 de noviembre, su departamento sólo había ejecutado un 8,67% de las subvenciones de 2017, cifras que le llevan a presagiar otro año de «escasísima ejecución presupuestaria, al igual que en 2016».

«No se ha pagado ni un solo euro para la mejora de los sectores productivos, ni tampoco para la modernización de los polígonos industriales de las comarcas agraciadas con presupuesto en 2017: La Safor, La Vega Baja, Els Ports- Maestrat, L'Alcoià, El Comtat y La Vall d'Albaida», reprobó Casanova. En su particular repaso de las «cifras más decepcionantes», destaca que el contador seguía a cero a finales de noviembre en otras partidas como política industrial o energía y vincula esa «nula o casi nula gestión» con las «guerras internas» entre Compromís y el PSPV dentro de Economía, con la dimisión del socialista Diego Maciá al frente de Industria con uno de sus episodios más sonados.

A la espera de conocer el grado de ejecución definitivo y cuántas ayudas acaban perdiéndose, como los dos millones presupuestados para empresas sociales y que, como publicó LAS PROVINCIAS, el Ivace ni siquiera llegó a convocar, Casanova se refirió a las cifras de noviembre como «los datos de la vergüenza de un conseller que ya debería haber dimitido hace tiempo y de un presidente agotado, sin ideas y que permanece en un sillón sin liderar la Comunitat, mientras sus consellers están más pendientes de sus guerras de mestizaje que de gestionar».

Desde Economía, por su parte, aseguran que tanto las ayudas a sectores productivos como las de los polígonos están concedidas y ejecutadas, aunque aún no hayan llegado a su destinatario final por disponibilidad de fondos o por conllevar un proceso de verificación más largo, como las de los polígonos, que el Ivace pagará en febrero o marzo.

Fotos

Vídeos