Autónomos y ETT cargan contra los negocios de facturación por competencia desleal

Un trabajador de la construcción realiza trabajos de reforma en un inmueble. / lp
Un trabajador de la construcción realiza trabajos de reforma en un inmueble. / lp

La patronal de trabajo temporal vuelve a apelar al ministerio para que ponga coto a plataformas como la valenciana Factoo

INÉS HERRERO VALENCIA.

Asempleo, la patronal de agencias de empleo y empresas de trabajo temporal (ETT), dio un paso más ayer en su cruzada contra las plataformas de facturación que operan bajo la fórmula de cooperativa de trabajo asociado y que, a su juicio, «precarizan el empleo y suponen una competencia desleal para los autónomos y las empresas de trabajo temporal, aparte de reducir la recaudación de la administración».

En verano ya denunció esta problemática y pidió a la Inspección que actuara, con el argumento de que las ETT son las únicas empresas autorizadas en España para poner a trabajadores a disposición de las empresas con carácter temporal. Cabe recordar que, a finales de agosto, el Ministerio de Empleo resolvió descalificar a la cooperativa valenciana Factoo por incluir como «simulados socios trabajadores» a profesionales que necesitan emitir facturas y que deberían cotizar como autónomos y pagar la cuota correspondiente.

Desde Asempleo urgieron ayer al Ministerio a «poner coto a las plataformas como Factoo, que es la más grande», y alertaron de que «permitir la aparición de nuevas fórmulas para reconvertir la precariedad amenaza directamente al futuro del trabajo en España». En este sentido, criticaron que «pese al cerco que la Inspección está realizando a este tipo de empresas, vías alternativas como clubs de freelancers, agencias de viajes u otras formas de empresa dan vida a estas organizaciones, que siguen operando e, incluso, proliferan».

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, un portavoz de Asempleo recalcó que «pueden existir como plataformas de facturación, pero no aunar el trabajo de autónomos o freelances, que ejercen cada uno dentro de su rama y para sus clientes particulares, como si todos prestaran servicios a la cooperativa, que cobra a los clientes y paga los impuestos».

Desde Asempleo alertan de que estas actuaciones, además de perjudicar a empresas y autónomos que ejercen su actividad con una estructura estable, retribuciones reguladas, prevención de riesgos , seguros y cotizaciones, «podrían tener graves consecuencias para quienes acuden a esas plataformas para facturar sus servicios a terceros», como evidencian las actas abiertas para reclamar las cuotas no abonadas.

Rafael Pardo, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) en la Comunitat, también considera «prioritario que se estreche el cerco sobre las falsas cooperativas de autónomos, que sortean de forma fraudulenta la obligación de cotizar a la Seguridad Social» y pagar una cuota mínima de 274 euros al mes.

«Es competencia desleal y un agravio comparativo con quienes cumplen», subraya Pardo, que insiste en que «son falsos asalariados porque trabajan por su cuenta pero facturan a través de cooperativas que ni realizan el trabajo ni reciben los encargos, sólo están para facturar».

Con independencia de esta problemática concreta, que Asempleo denunciará nuevamente ante Inspección si el Ministerio no mueve ficha, desde ATA siguen abogando por «clarificar el concepto de habitualidad» que obliga a pagar la cuota y «buscar soluciones para los profesionales con escasos ingresos».

Más

Fotos

Vídeos