El aumento de las ventas de Ford en Europa da un respiro a la planta de Almussafes

Línea de montaje de vehículos en la factoría de Ford en Almussafes. / lp
Línea de montaje de vehículos en la factoría de Ford en Almussafes. / lp

La buena marcha de los modelos de gama alta del Kuga o el Mondeo beneficia la rentabilidad de la factoría valenciana

Á. MOHORTE VALENCIA.

Los resultados defienden a la factoría de Ford en Almussafes. Las ventas de la firma automovilística en Europa, destino principal de la producción en la planta valenciana, aumentaron un 12,6% en abril en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior hasta 113.300 unidades. Este moviendo inyecta esperanza después de que en el acumulado de los cuatro primeros meses del año, las entregas de la marca norteamericana en sus 20 principales mercados europeos descendieron un 0,5 % en tasa interanual, hasta 496.400 unidades.

En cuanto a las ventas de turismos en abril, Ford comercializó 85.700 unidades, un 13% más en tasa interanual y las versiones de alta gama, que incluyen Titanium, ST-Line, ST, RS y Vignale (que incluye los modelos de ese perfil producidos en Valencia de Kuga y Mondeo), supusieron un 69% del total de las ventas en abril, lo que se traduce en un incremento del 4,9 % en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior. Las ventas de modelos SUV crecieron en abril un 32% y, aunque el mayor alza la experimenta el Ford EcoSport con un alza del 92% tras ser rediseñado para su producción en Rumanía, es el Kuga de la planta valenciana el que le sigue con un alza del 15%

Teniendo en cuenta que todas las unidades del Kuga y el Mondeo S-MAX de la categoría Vignale se producen en Almussafes, la noticia no sólo es buena por el hecho de que se han vendido más, sino porque demuestran la efectividad de la planta valenciana para asumir vehículos con mayor valor añadido y que tienen una mayor rentabilidad para la compañía frente al coste de producción, subiendo ese ratio en lo que respecta a la planta automovilística de la Comunitat.

El vicepresidente de Marketing, Ventas y Servicio de Ford Europa, Roelant de Waard, señalaba en el comunicado con el que la compañía ofreció estos datos que las ventas crecieron en abril debido a una «fuerte demanda del Fiesta (producido en Alemania), a los nuevos récords de entregas de los modelos EcoSport (Rumanía) y Kuga (de la planta española de Almussafes), y al mejor dato del mes de abril en 20 años de los vehículos comerciales».

Rumores e inquietud

Al menos esta novedad da a la planta una de cal y otra de arena, después de los rumores acerca de la cancelación del Mondeo que llegan desde la otra orilla del Atlántico en beneficio de su producción en China y, coincidiendo con la presentación de los pasados resultados trimestrales, las publicaciones sobre la salida del catálogo de Ford en Estados Unidos de los modelos tipo turismo, como el Fiesta, el Focus y el Mondeo/Fusion, en torno a 2020.

Por el momento, lo que sí está claro es que por modelos, el más vendido en abril y en el primer cuatrimestre fue el Fiesta, con 23.800 unidades el pasado mes; seguido del Focus (18.500), el valenciano Kuga (12.900) y la Transit Custom (9.500). La cuota de mercado de la compañía se situó en el 7,5% en Europa, lo que supuso un incremento de 0,2 puntos en tasa interanual; mientras que en el primer cuatrimestre del año la caída fue de 0,3 puntos en comparación con el ejercicio precedente, hasta situar la cuota en un 7,8 %. Ford entregó 27.600 vehículos comerciales en abril, un 11 % más que en el mismo periodo del ejercicio precedente, lo que supone el mejor dato en un mes de abril desde 1993.

Los cinco mercados principales de la marca en Europa en abril fueron Alemania, con 28.300 unidades (un 0,4 % más); seguido de Reino Unido (28.100, un 1,6 % más); Italia (13.300, un 0,1 % menos), Francia (9.900, un 0,1 % menos) y Turquía (7.800, un 1,7 % menos).

Fotos

Vídeos