Anecoop incorpora entre sus nuevos socios a empresas que no son cooperativas

Alejandro Monzón y Joan Mir, presidente y director general de Anecoop. / lp
Alejandro Monzón y Joan Mir, presidente y director general de Anecoop. / lp

El grupo del líder hortofrutícola europeo supera en 2017 el millón de toneladas comercializadas, con una facturación de 851 millones de euros

VICENTE LLADRÓ VALENCIA.

Anecoop ha dado un importante giro en sus postulados organizativos para incorporar también como nuevos socios a empresas que no son cooperativas. En la actualidad, de las 69 firmas asociadas, repartidas entre cinco autonomías y 11 provincias españolas, varias ya son sociedades limitadas, anónimas o sociedades agrarias de transformación, según explicaron ayer Alejandro Monzón y Joan Mir, presidente y director general de la entidad, respectivamente. Entre las no cooperativas se encuentran, por ejemplo, Toñifruit y Frutas Condiso de Murcia, Tomasol y Foasat de Andalucía, o la segoviana Huercasa.

Mir anunció además que «hay mucha gente que quiere venir a Anecoop», que la clave está en que «se hacen cuentas y se ven los resultados y las ventajas de trabajar unidos y ganar volumen», y que en estos momentos se está negociando la posible incorporación de «siete u ocho» empresas del sector hortofrutícola que no son cooperativas. También reconoció que llegar a este punto de apertura en Anecoop ha representado «cambios legales» y una necesaria «transformación mental» entre las bases sociales tradicionales.

Anecoop celebró ayer en Valencia su asamblea anual, con asistencia de unos trescientos representantes de las cooperativas y demás empresas asociadas. La entidad ha fortalecido más aún sus posiciones de liderazgo en el mercado europeo, batiendo nuevos récords en volumen comercializado (835.927 toneladas, un 6,8% más) y en valor (663,5 millones de euros, un 3,8% más); cifras que alcanzan, en el Grupo Empresarial Anecoop, 1.030.219 toneladas y 851 millones de euros, con un incremento del 6,5%.

La diversificación de productos y la mejora continuada de la gestión son premisas esenciales en Anecoop y en sus firmas asociadas, según insistieron en explicar Monzón y Mir. Diversificación que ya es bien notable en el abanico productor y en el hecho, por ejemplo, de que por primera vez en su historia, el volumen del conjunto de las frutas comercializadas superase el año pasado al de los cítricos, que fue el producto fundacional. También se aprecia, entre otras cosas, el notable crecimiento en vinos (31 millones de euros), en frutas exóticas (papayas, kiwis...), en artículos de IV y V Gama (Janus Fruit, en Benaguasil, y Huercasa), o en la decidida apuesta por las frutas y hortalizas 'bio' con la filial Solagora.

Alejandro Monzón insistió en su discurso de clausura que el objetivo del grupo es «dar rentabilidad al socio para hacer de la agricultura una actividad sostenible, porque queremos vivir de nuestra pasión, que es el campo, y queremos vivir bien».

Más

Fotos

Vídeos