Santander dará todo su dividendo en efectivo en 2019

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, en la junta de accionistas. R. C.

Ana Botín delega en la JUR la responsabilidad de la resolución del Popular ante los accionistas del banco, que renueva su imagen para adaptarla al mundo digital

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROSantander

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha anunciado a la junta general de accionistas que hoy tiene lugar en Santander (Cantabria) una nueva política de dividendos con la que la entidad abonará la remuneración complemente en efectivo el próximo año. Después de varios años haciéndolo con la modalidad de ’scrip’ (reparto de acciones o efectivo), recupera el abono en ’cash’ en un movimiento al que tienden la mayor parte de las entidades.

El nuevo dividendo del Santander correspondiente a 2019 pasará a ser semestral, con el abono en los meses de noviembre y mayo, frente al pago cuatrimestral actual. Aunque este cambio «no supondrá una reducción de la remuneración total para el accionista respecto a la modalidad anterior», ha aclarado Botín en la junta. Para este ejercicio, el consejo del banco ha propuesto un dividendo de 23 céntimos de euro por acción, lo que supone un incremento del 4,5% con respecto al del año pasado.

Botín ha sacado músculo ante los accionistas tras la gestión del banco en 2017 del que ha indicado fue «un gran año». Con la adquisición del Banco Popular en el balance anual, la presidenta del Santander ha »reafirmado» en la bondad de la operación. Transcurridos nueve meses ha indicado que «será una muy buena operación para todos, nuestros clientes, el conjunto del sistema bancario español y europeo y para la sociedad en general». La presidenta del grupo financiero ha recordado que la compra permitió »la vuelta a la normalidad operativa tras la fuerte salida de depósitos» sin afectar al sistema financiero y sin ayudas públicas. «Es una excelente oportunidad para fortalecer nuestra franquicia en pymes, comercios y autónomos», ha indicado para apuntar que el Santander «ha recuperado el liderazgo en España en todos los segmentos».

Ante las preguntas de varios accionistas sobre aquella operación y las acciones legales llevadas a cabos por antiguos propietarios del banco, Ana Botín ha delegado en la Junta Única de Resolución (JUR) la decisión de la liquidación del Popular. «Nosotros no tenemos responsabilidad alguna», ha indicado para recordar que se trató de un proceso «ajustado a la legalidad». La presidenta del Santander ha recordado que el banco puso en marcha el Bono Fidelización para accionistas con menos de 100.000 euros invertidos, una medida que para, quien se acogiera voluntariamente el año pasado, «habrá recuperado ya un 84%». El coste de esta solución alternativa ha sido hasta ahora de 535 millones de euros, de los más de 900 millones provisionados para esta contingencia inicialmente.

El consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, ha confirmado en su discurso ante la junta de accionistas que una vez integrados los servicios centrales de Santander y Popular, el banco retomará en la última parte de 2018 «la integración operativa». «Esto nos permitirá fortalecer la ofertad e valor y aumentar la satisfacción de clientes y su vinculación». Además, el grupo seguirá analizando la posible venta de los negocios no estratégicos que ha adquirido con el Popular.

Para reforzar la imagen de la entidad, Santander ha modificado su imagen corporativa para «conectar mejor con las nuevas generaciones» al ofrecer una marca «moderna y digital, que mejora un 20% la visibilidad en el formato digital», ha indicado Ana Botín. Se mantiene el logo de la llama y el color rojo, pero la tipografía está más ligada al mundo digital.

Durante su discurso, Ana Botín ha insistido en varias ocasiones en instar a la «confianza» como factor clave para conseguir que el banco avance en los próximos años. Además, ha recordado que tras operaciones como la del Popular el objetivo pasa por «no perder un solo cliente, no lo olvidemos», ha destacado.

Además, Botín ha instado a los legisladores a elaborar un marco regulatorio que «garantice las mismas reglas para todos los que realizamos la misma actividad». La presidenta del Santander ha afirmado que «hoy la regulación es más exigente con los bancos que con las grandes plataformas globales que hacen nuestras mismas actividades, y eso no puede ser así».

El Santander espera que la economía española crezca este año en el entorno del 3%. Botín ha insistido en que con la recuperación en marcha la prioridad se denomina »crecimiento inclusivo». Esto es, «que los españoles que más sacrificios han hecho estos años de crisis, también se beneficien de la recuperación». El banco ha incrementado un 10% el sueldo en base a productividad a 3.400 personas de los rangos más bajos en la compañía en España.

Fotos

Vídeos