El precio de los alquileres se dispara un 21% en Valencia entre alertas de burbuja

El precio de los alquileres se dispara un 21% en Valencia entre alertas de burbuja

Los arrendamientos turísticos, la falta de oferta y el escaso crédito elevan la renta media a los 956 euros al término de 2017

ÁLVARO MOHORTEValencia

Los precios del alquiler en la ciudad de Valencia se han disparado en 2017 un 21,32% de media. Aunque la cifra depende de zonas y condiciones del inmueble, una misma vivienda que se arrendó hace doce meses por 700 euros mensuales, hoy tiene un precio en el mercado de 840 euros. Éste es uno de datos que ofrece el informe anual de precios de alquiler de pisos.com, que evidencia como este aumento sólo es equiparable al de la ciudad de Madrid, donde el aumento fue del 21,88%.

Desde distintos ámbitos se lleva meses advirtiendo de una burbuja del alquiler en las ciudades de valencia y Madrid, especialmente. De hecho, Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, apunta que a la hora de hablar de burbuja se debe tener en cuenta mucho el lugar concreto. El alquiler es un mercado muy atomizado con una gran diversidad de oferta y demanda. «Todos hemos pasado por una crisis y existe una especial sensibilidad ante el riesgo a que se repita», advierte.

La razón de esta situación está en múltiples factores. Uno de los principales es el hecho de que la oferta de alquiler tradicional se ve afectada en parte por el trasvase de inmuebles al alquiler vacacional, matizando Ferran Font, que «la regulación del alquiler turístico está funcionando de forma muy desigual en función del territorio donde se aplica». Es por ello por lo que Font estima que habría que «unificar la variedad de normativas regionales para tratar de equilibrar los mercados».

De este modo, añade el experto, «se podría tener una fiscalidad coordinada y una clara operativa común ante la aplicación de sanciones». En todo caso, no es casual que las comunidades con mayor concentración de demanda turística sean las que registran las mayores subidas. Ese es el caso de Baleares, Madrid, Cataluña, la Comunitat Valenciana y Canarias.

A su vez, los potenciales compradores de primera vivienda tienen que optar por esta alternativa al no encontrar en la oferta actual nada que les cuadre. Y es que, si bien durante la burbuja inmobiliaria se construyó mucho, no siempre fue en zonas que despierten hoy especial interés. Por contra, en las más demandadas es donde abundan los inquilinos que, «aun teniendo sobrada capacidad de endeudamiento y suficiente ahorro para poder convertirse en propietarios, prefieren esperar a comprar donde quieren vivir definitivamente», advierte Ferran Font.

A su vez, en casos concreto, como el de los menores de 30 a 35 años ocurre que el nivel de las remuneraciones no permite tener capacidad para ahorrar el 30% del valor del inmuebles, como es habitual antes de adquirir una vivienda.Ampliando el foco, del piso tipo de alquiler en la Comunitat registró en diciembre de 2017 una superficie media de 127 metros cuadrados y una renta media de 775 euros mensuales. Con respecto a noviembre, marcó un recorte mensual del -1,55%. Respecto a diciembre de 2016, el ascenso fue del 15,62%. Semestralmente, subió un 0,74%. Trimestralmente, se ajustó un -1,02%.

La Comunitat fue la quinta autonomía con la mensualidad más cara para los inquilinos, por detrás de Madrid (1.256 euros al mes), entre otras. Por su parte, el piso tipo de alquiler en España finalizó el pasado mes de diciembre con una superficie media de 112 metros cuadrados y una mensualidad media de 752 euros, lo que supuso un recorte mensual del -0,53%. Respecto a diciembre de 2016, el incremento fue del 13,08%. La cifra registrada marcó un repunte semestral del 6,67% y trimestral del 1,62%.

De este modo se aprecia que, en todo caso, los precios de la vivienda de alquiler continúan su tendencia alcista y la previsión es que sea así a lo largo de 2018. «La demanda de alquiler es muy activa en las grandes urbes, tanto a nivel residencial como turístico», afirma Font.

Fotos

Vídeos