Agroseguro acepta por fin indemnizar los daños del rajado en cítricos

Las pérdidas de cosecha aumentan cada día y se relacionan con la sucesión de situaciones de sequedad ambiental, calor tardío y lluvias

V. LLADRÓ

valencia. El consejo de dirección de la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro) adoptó ayer la decisión de incluir el grave problema del rajado de los cítricos en la categoría de adversidad climática con derecho a percibir indemnización económica.

Esta medida venía siendo reclamada -como ha informado LAS PROVINCIAS- por las organizaciones profesionales agrarias, que se han felicitado por una decisión que compensará en parte las pérdidas sufridas por muchos citricultores con pólizas que incluyen la opción ahora reconocida como indemnizable.

Tanto la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) como La Unió de Llauradors han reconocido «la sensibilidad» mostrada por Agroseguro para reconocer estos daños, tras las peritaciones iniciales en las que los técnicos de la entidad aseguradora indicaban que este tipo de pérdidas no era indemnizable este año (en 2014 sí lo fue). Para cambiar la situación ha habido diversas reuniones en las que se ha debatido sobre los datos existentes. Los puntos principales de discrepancia eran si el rajado se debe a motivos climatológicos excepcionales y la afección está o no generalizada, como dice la normativa de forma un tanto ambigua. La reiteración de informes técnicos ha terminado por demostrar la generalización de unos daños que aún van a más y su relación directa con las sucesivas situaciones de sequedad ambiental, persistencia de altas temperaturas y lluvias de los últimos meses. De todos modos, esto es lo que desencadena la explosión de la dolencia, una fisiopatía sobre la que nadie investiga en busca de las causas de fondo.

Fotos

Vídeos