Las Provincias

Laberinto de nombres para empezar a moverse

Llegar a que 'Naranja de Valencia' vea la luz no ha sido fácil. Parece mentira que algo que nos suena como de cajón, tan evidente, pueda arrastrar tantas complicaciones.

De partida, dos años de retraso desde que Mateo Blay expuso las primeras ideas de desarrollo del plan, para quedarse él mismo al margen del proyecto tras un sinfín de reuniones, convocatorias, enfados, avenencias, controversias y haber estado a punto, varias veces, de irse todo al garete.

Porque además de aglutinar criterios ha habido que organizar debidamente los aspectos empresariales, fiscales... De ahí el laberinto de nombres y entidades que suenan en este empeño y dan una impresión algo liosa.

Para empezar, la IGP 'Cítricos Valencianos', de donde parte todo y es dueña de la marca 'Naranja de Valencia'. Pero al mismo tiempo, como no todas las firmas citrícolas de la IGP están en esto, las tres que sí han dado el paso han tenido que constituir una asociación al efecto, o sea, la Asociación Naranja de Valencia. Y para completar el elenco, un único canal de venta de las tres para lo que hagan con esta marca, que se llama 'Original Valencia.