Las Provincias

La alquimia de alargar la vida de la fruta

Fachada de la central  en Paterna de Tecnidex. :: LP
Fachada de la central en Paterna de Tecnidex. :: LP
  • Fundada en 1980, su contribución a la modernización del campo ha resultado fundamental, lo que le permite ser profeta en su tierra

  • La compañía valenciana Tecnidex es referente de la industria agroquímica española y su plan exterior la ha llevado a 25 países

valencia. Hacer que algunos placeres dejen de ser sólo efímero es una aspiración de quienes los valoran y de los que los ofrecen. Esto ocurre con los productos hortofrutícolas y para conseguir el objetivo de que duren más la innovación lleva siendo un aliado desde hace siglos.

El avance surgió inicialmente de forma modesta, con pequeños trucos que fueron evolucionando a auténticas técnicas y que, con la introducción de la ciencia práctica y de la tecnología ha hecho que se superen fronteras, se crucen océanos y que una persona a miles de quilómetros pueda disfrutar lo que hace tiempo sólo estaba al alcance de quienes tomaban el fruto del árbol.

Desde 1980, buena parte de los avances que se han logrado en la conservación y optimización de los productos del campo tienen patente y sello valenciano: Tecnidex, la empresa que preside Manuel García-Portillo y que se fundó en el municipio valenciano de Paterna.

Surgida como empresa de servicios para centrales hortofrutícolas, con el paso de los años ha ido ampliando sus actividades hasta formar una lista que la compañía enumera con orgullo: «la investigación, el desarrollo, el registro, la homologación y la fabricación, la comercialización, la consultoría y la postventa de productos químicos y equipos para la sanidad y calidad de las frutas y hortalizas en todo el proceso post-cosecha».

Y lo cierto es que es considerada en el sector como un referente en la sanidad vegetal, ayudando a sus clientes a presentar frutas y hortalizas sanas y de calidad para los consumidores en los mercados nacionales e internacionales. Además, es líder en el sector de la sanidad postcosecha, como buena parte de sus clientes también son líderes en sus sectores, lo que ha impulsado a la compañía y avalado sus trabajos.

De hecho, tiene el orgullo de contar con patentes internacionales del estándar Control-Tec Eco en países como Costa Rica, Turquía, Argentina, Chile, Ecuador, Sudáfrica y Estados Unidos, así como patente europea en España, Francia e Italia. También cuenta desde el año 1999 con la Certificación Aenor del Sistema de Gestión de la Calidad, siendo la primera empresa del sector hortofrutícola en obtener este reconocimiento. Además, en el año 2004, también obtuvo la Certificación Aenor de Gestión Medioambiental.

A esto hay que añadir los premios, de los que también dispone en un buen número. Así, Tecnidex fue premiada en 2008 con el Euroagro Fruit/Innovación, en 1999 con la Encomienda de la Orden del Mérito Agrario, Pesquero y Alimentario, con el Premio Nova 2005 y con el Premio de la Cámara de Comercio de Valencia 2010.

Como se puede deducir la internacionalización es otro de los aspectos relevantes de la firma. En la actualidad, tiene presencia en más de 25 países, a través de colaboradores directos y terceros, principalmente en la cuenca mediterránea y toda la península ibérica. Está inmerso además en una importante expansión en Latinoamérica y por el hemisferio sur.

Al margen de enviar productos a todos estos puntos, la compañía ha iniciado su implantación, mediante filiales, en países como Marruecos en 2008 (Tecnidex Mar Fruit), Turquía en 2012 (Tecnidex Tur Fruit), y Sudáfrica (Tecnidex Sud Fruit), además de analizar las posibilidades de Perú.

La compañía empezó a comercializar sus tecnologías y servicios para las centrales hortofrutícolas en Marruecos el año 1982 y desde esa fecha se ha seguido desarrollando la actividad comercial bien directamente o bien a través de distribuidores en las principales zonas productoras de frutas y hortalizas de Marruecos como Agadir, Casablanca, Larache y Berkane. La elección de Turquía se decidió en 2012, al ser una gran potencial, y Sudáfrica se eligió por ser el segundo mayor exportador de cítricos junto con España, completando la campaña citrícola española, facilitando la actividad durante todo el año.

Manuel García-Portillo, cuando habla de su empresa también destaca la relevancia del equipo para haber superado los 15 millones de euros de facturación, como logró en 2015. Su personal está altamente cualificado, formado, principalmente, por ingenieros industriales, agrónomos, químicos y electromecánicos, especializados en sus distintas áreas, tanto de gestión como técnicas.