Agricultura confirma otro caso de Xylella en un campo de almendros de Benimantell

Hojas marchitas en un almendro infectado de Xylella multiplex.
Hojas marchitas en un almendro infectado de Xylella multiplex. / lp

Dueños de terrenos y vecinos cuestionan las medidas de arranque inmediato de fincas afectadas, que son obligadas por la UE

V. LLADRÓ

valencia. Los análisis realizados en el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) han confirmado el segundo caso positivo de la bacteria Xylella en la Comunitat Valenciana, en un campo de almendros de Benimantell (La Marina Baixa), a un kilómetro del primer foco, detectado semanas atrás en Guadalest, también en almendros.

LAS PROVINCIAS adelantó el lunes la existencia de nuevos casos sospechosos en la Comunitat Valenciana que podrían derivar en sucesivas confirmaciones, a falta de que los iniciales análisis positivos sean o no ratificados por las pruebas genéticas.

La Conselleria de Agricultura señaló ayer que «por el momento, todas las muestras que han dado positivo en el laboratorio corresponden a almendros». En la zona de Guadalest-Benimantell se han efectuado 109 análisis y sólo en almendros ha habido resultados positivo. También se han analizado muestras de olivo y nogal y han dado negativo, al igual que en otros casos de almendro, higuera, cerezo, adelfa, aguacate, algarrobo, romero y sauce.

Los servicios técnicos de la conselleria han redefinido el área demarcada, estableciendo los perímetros de cien metros alrededor, donde se eliminarán los ejemplares susceptibles de haber sido infectados, y otro círculo de 10 kilómetros como zona tampón de seguridad, donde se redoblarán los controles de vigilancia, tratamientos fitosanitarios e inmovilización de material vegetal.

Las actuaciones aplicadas son las previstas en los protocolos establecidos a nivel de la Unión Europea y la conselleria ha remarcado su obligatoriedad, advirtiendo además que «la nueva detección refuerza la pertinencia de las medidas de control y erradicación adoptadas a fin de contener la expansión de la enfermedad».

La nota oficial de la conselleria viene a rebatir con dichos argumentos las quejas de dueños de campos afectados, y también de vecinos, que cuestionan el arranque obligatorio de parcelas infectadas y de otras plantas hospedantes alrededor. Más que a razones de productividad agrícola apelan a las consecuencias que de ello puden derivarse para el turismo, pues temen la pérdida de atractivos paisajísticos (los almendros floridos en enero atraen turistas nórdicos) en una comarca volcada en gran medida a la hostelería y el hospedaje. En cualquier caso se trata de reacciones previsibles y esperadas, en términos parecidos a lo que viene sucediendo en Baleares e Italia con situaciones mucho más extensas.

Los críticos a los arranques obligatorios alegan que, según habrían desvelado técnicos de la propia conselleria, cabría que algunos árboles afectados llevaran años enfermos, ya que la dolencia tiene un desarrollo lento, por lo que no entienden que ahora haya prisas.

Otro punto de polémica a la vista es el del dinero público disponible. La conselleria defiende que la mayor aportación que el Ministerio de Agricultura tiene prevista para afrontar la crisis de la Xylella en la Comunitat «no sea a costa del presupuesto para combatir otras plagas, como la 'Ceratits capitata'», pues el plan contra esta mosca de las frutas exige máxima atención para asegurar las exportaciones citrícolas, entre otras.

De hecho, el Comité de Gestión de los exportadores de cítricos advirtió ayer que los planes oficiales de lucha contra la 'Ceratitis capitata' deben mantenerse con todo rigor para no poner en entredicho el cumplimiento de los protocolos de exportación a EE UU, China y Corea y la deseable apertura de otros mercados.

Fotos

Vídeos