Las Provincias

Bruselas permite la entrada de cítricos sin control oficial a través de Holanda

Un proveedor organiza naranjas en un mercado de Kolkata, en el este de la India. :: REUTERS/Parth Sanyal
Un proveedor organiza naranjas en un mercado de Kolkata, en el este de la India. :: REUTERS/Parth Sanyal
  • La Comisión responde al sector que las empresas «no tienen potestad» para hacer inspecciones, pero apoya las realizadas por un ente privado holandés

La entrada a la Unión Europea de cítricos procedentes de países terceros como Sudáfrica sigue suscitando polémicas. La Comisión Europea declaró ayer, en respuesta a la europarlamentaria Clara Aguilera, que los importadores «no tienen potestad» para realizar controles fitosanitarios de los productos. Ningún importador, excepto los de Holanda.

Esta declaración, según critica el Comité de Gestión de Cítricos (CGC), supone «una contradicción» por parte del ente comunitario, ya que cuestiona la imparcialidad de las empresas a la hora de analizar los cítricos importados debido a sus intereses particulares, pero que, sin embargo, apoya al control realizado por Kwaliteits Controle Bureau (KCB) -una entidad privada de operadores hortofrutícolas holandeses-.

En el comunicado enviado a la Comisión Europea, Aguilera señala que el Comité de Gestión de Cítricos accedió a diversa documentación de la Citrus Growers Asociation of Southern Africa, que revelaba «enormes diferencias, de rigor e independencia en la inspección en frontera de la 'Mancha Negra' entre los Países Bajos». Asimismo, recuerda que desde 2015, Sudáfrica evita los puertos españoles enviando sus cítricos vía Rotterdam, para el consumo fresco, y vía el Reino Unido, para los zumos.

En concreto, la europarlamentaria formula dos cuestiones a la comisión. Por un lado, pregunta si la Comisión ha verificado la peculiar situación del organismo KCB, encargado de la inspección fitosanitaria de los cítricos que entran en la Unión por el puerto de Rotterdam. Y, por otro, en caso de confirmarse que el control de este puerto está en manos de los importadores, si considera que «es adecuado para garantizar la seguridad fitosanitaria del sector citrícola europeo».

La respuesta, según insiste CGC, es contradictoria. El comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis recuerda que en 2011 se realizó una auditoría europea que «comprobó que dichas inspecciones las realizaban entidades administrativas independientes» y que, entre ellas «se incluye el organismo privado de control de calidad KCB». Tras esa misma declaración en la que está reconociendo la naturaleza privada de la entidad holandesa, el comisario señala que «con arreglo a la regulación comunitaria», los importadores «no tienen potestad» para llevar a cabo tales controles porque tienen «intereses particulares en el resultado».

En la misma respuesta, Bruselas comunicó ayer que tiene previsto realizar una nueva auditoría a los Países Bajos y a otros siete Estados miembro en la campaña 2017/2018 «para mejorar la uniformidad de estas inspecciones en la Unión y para promover el uso de buenas prácticas». Es decir, realizará esta revisión pese a que verificara en 2011 los procedimientos de KCB. Por su parte, el CGC reclama que garantice dicha uniformidad e independencia en la inspección fitosanitaria en toda la comunidad europea y en consonancia con el resto del sector citrícola español, además de que atienda a la resolución aprobada por el propio Parlamento Europeo el pasado 13 de diciembre.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate